viernes, 11 de julio de 2014

El post del viernes: zapatos, zapatos, zapatos...

Como no tengo ocurrencias muy originales, vamos a hablar de zapatos. Son mi debilidad, pero tengo una frustración, y es que, al haber engordado TANTO, ya no puedo con los tacones. Me he pasado al calzado plano y cómodo. Y claro, no lucen casi nada. Sobre todo en las últimas dos bodas a las que fui invitada, con medio tacón de apenas 6 cm que ni siquiera aguanté todo el evento completo.

Lo bueno es que me estoy ahorrando mucho dinero, porque para pasar el verano tiro de havaianas (chanclas de goma de toda la vida), alpargatas o de unas cangrejeras totalmente cerradas para cuando se me pone el pie tó reshulon por la psoriasis.

Sé que los tacones son malísimos para las rodillas y la espalda. Pero tenía unos glúteos y unos gemelos que ni Indurain, oiga. Hace 8 - 9 años estaba como una sílfide y me podía permitir llevarlos   everyday/everynight. Aunque me empezaron a salir callosidades en la planta de los pies más duras que el sujetador de la Dama de Elche. Afortunadamente ya me las he quitado a golpe de Micropedi. La mayoría de pares de zapatos que todavía conservo en casa  me producen ahora un dolor infernal en rodillas, tobillos y metatarsos (sobre todo metatarsos). Pero estoy orgullosa porque llevo 10 días a dieta en serio, y jartándome de trotar en el gimnasio, ya he perdido 3 kg. Espero culminar esta operación bikini tardía a finales de agosto :)

Estos son mis zapatos fetiche que espero volver a usar pronto!

Salones clásicos, negros, de chúpame la punta y aguja. Los míos son del Zara, el tacón es de 10 cm porque no llevan plataforma. Compré una versión en terciopelo negro de 12cm  pero no los aguantaba ni cuando estaba muy delgada. Los elegí clásicos y sencillos para ir a entrevistas de trabajo, o a la oficina. Son de lo más cómodos porque sujetan muy bien el pie. 

Peeptoes. Gran revelación gracias a Letizia. Son especialmente cómodos por la plataforma. Tengo una colección en casa, que por supuesto ya no uso. Mis favoritos: los azules de Mango :)



Mi madre está convencida de que sólo son para primavera o verano debido a la abertura que deja ver el dedo gordo del pie. A mí me encantaba usarlos también en invierno, haciéndolos combinar con medias o leotardos en gris marengo o negro: piernas infinitas. Los colores nude, flúor o pasteles sí son más indicados para otras épocas del año. Todavía tengo unos peeptoes de Zara de estampado pitón (imitación) que no he sacado ni de la caja, fruto de una compra por impulso hace dos años en las rebajas, como los típicos vaqueros petados "para cuando adelgace", y no voy a estrenar ni para el juicio final. Voy a tener que esperar a que se vuelvan a poner de moda.

La joya de la corona de mi zapatero son unas sandalias rojas de Piamonte, que me he puesto en dos ocasiones, y las dos veces he acabado escoñada. Si es que ya no sé ni andar con tacones. 

Así como curiosidades, tengo unos pares de babuchas que me trajeron de Egipto y también modelos Kawaii que tampoco puedo llevar por el tacón -de momento-. También utilizo bailarinas de verdad. Son super cómodas para estar en casa, pero no intentéis salir a la calle con ellas porque la sensación es como caminar descalza, aunque tengan una mini suela. Y acaban negras.

Amy Winehouse solía llevar bailarinas reales. Cuando vi las fotos me encantó la originalidad de la idea, así que me recorrí todas las tiendas de deportes del barrio sin suerte, hasta que conseguí las mías en un Decathlon. Rosas, por supuesto (sin puntas y sin lazos):



Zapatos que no me gustan: slippers (son de señora), botines planos (hacen paticorta), botas por encima de la rodilla con tacón, botas de media caña con tacón (sólo si las llevas con falda), crocks (ARRGGHHH) y los zapatos de encaje. Reconozco que son bonitos, sobre todo los originales de Valentino (SS 2010) y las propuestas de Jimmy Choo, pero lamentablemente esos diseños han sido "reinterpretados" hasta la saciedad todas las zapaterías de los chinos, y los he cogido manía.


Zapatos que siempre hay en mi armario: manoletinas, botas de equitación, chanclas, sandalias planas, UGGs (de imitación, aunque mi novio las odia y las llama AGGHh) y alpargatas.

¿Qué quiero y no puedo? Unos Louboutine, aunque sean muy muy básicos :) 

Tengo que comprarme unas zapatillas de running nuevas, por cierto, ¿alguna sugerencia?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La marca skechers son lo último para correr, súper cómodas, ligeras, algunas llevan hasta plantilla tipo foam que parece que vayas en las nubes de lo agradables que son para el pie. Llevo unas para diario y de verdad merece la pena.
Encantada de seguir tu blog cada día del mundo!!!
Cristina

Blog de Alopecia Femenina dijo...

Muchas gracias por leer mi blog Cristina :)
Sí, he leído cosas muy buenas sobre las skechers, seguramente me compre las naranjitas. Todavía no sé si soy pronadora o supinadora, ya que no veo desgaste en la suela (sólo por el talón). Pero llevo con las mismas Nike desde 2008. Se nota que no hago mucho ejercicio jajaja

alaja dijo...

La marca Asics también son las Mercedes de las zapatillas. A mi me encantaría aguantar los taconazos infinitos que tanto estilizan, pero los metatarsos me matan.

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin