miércoles, 30 de julio de 2014

Cómo evitar el encrespamiento en una prótesis capilar por la humedad

Lo que más me preocupaba de las vacaciones no es el sol ni mucho menos el salitre (que tampoco es que me haya protegido mucho el cabello y sí, ahora estoy más rubia), sino la humedad. Porque si antes tenía problemas con el encrespamiento en mi pelo biológico (se me bufaba, vaya), es lógico y normal que el cabello postizo también se ponga fosco en según qué condiciones climatológicas. Aunque si queréis un pelo que no os dé nada de guerra en ese aspecto, el chino virgen es tan grueso que normalmente cae por su propio peso apelmazado.

Integrar el chino con un pelo biológico caucásico y finito ya es harina de otro costal, generalmente se nota en el movimiento y la diferencia de textura. Siempre digo que un parcial no tiene que tapar la melena, para eso estám la peluca. El resultado será más natural cuanto mejor integrado y más difusa sea la transición: que se entremezcle con nuestro pelo biológico de forma que te cueste encontrar a simple vista cuál es el postizo y cuál el natural.

El encrespamiento es un fenómeno físico que afecta al 100% del pelo (en mayor o menor medida) debido a la humedad ambiental.  No me vale eso de: "El pelo bueno no se encrespa". Vamos a ver, si yo que tengo ocho bisabuelos caucásicos (y alguno que otro vasco, que por su aislamiento entre montañas apenas se han remezclado) siempre que salía del insti y llovía me iba más cabreada que una mona a casa, y a trote cochinero, porque se me ponía la melena como a un pelocho, ¿cómo no se va a encrespar el postizo que encima está mucho mas deshidratado al carecer de glándulas sebáceas? 

El caso es cómo minimizar o evitar en la medida de lo posible que se bufe, pero no podemos ir en contra de las leyes naturales. Me han hablado maravillas de un bálsamo antiencrespamiento de una marca que se llama Aussie (la del canguro). No lo he probado, pero si tenéis oportunidad, comprad un bote y me contáis. El precio es un poco elevado (aprox 30€) pero no es obscenamente caro, y mucho menos si funciona tan bien como dicen.

En la maleta metí varios productos fetiche: el Salerm 21 (serum sin aclarado, acondicionador y mascarilla  3 en 1), el aceite de argán (que no me hizo ni falta usar), y una muestra de sérum de keratina de Salerm (keratin shot), que es su producto digamos estrella para el encrespamiento.

Me busqué un destino un tanto exótico y bastante privilegiado, pues simplemente saliendo a la terraza de nuestra habitación del hotel, bajando unos peldaños estaba en la propia playa (en la arena) por lo que he convivido las 24 horas del día con la humedad marina soplándome en la nuca.

Durante el día estaba tumbada al sol o en el agua (con clips y ningún problema). Usaba el sérum de keratina y fenomenal. No me puse pelocho. Al terminar la jornada, por la noche, sacudía bien de arena el parcial (jaja, era como Navidad), y lo metía en remojo bien pringado de Salerm 21 mientras lo que tardara yo en ducharme. No lo lavaba con champú, sólo mascarilla. Me lo ponía húmedo y dejaba que se secara al natural con la brisa de las últimas horas de la tarde antes de ir a cenar. Obviamente estaba ondulado, y algo bufado, pero como todas las huéspedes que pasaban de secador, plancha o tenacillas. Una vez seco, aplicaba un poco más de keratina, y a la cama.

 A la mañana siguiente, suave y sedoso como el culito de un bebé.  Entiendo que si estos cosméticos son efectivos en condiciones adversas (viento, salitre, sol, humedad cada día) en la ciudad marcarán  mucho más la diferencia. No obstante me he quedado con las ganas de probar el de Aussie.

Y una curiosidad. En el único bazar que había a varios kilómetros a la redonda (venta de pan, leche, toallas, helados, etc... lo más básico) no había ni prensa, pero sí que se podía comprar el formato viaje en tubo (no en bote) de Salerm 21. ¡Qué fuerte!

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin