sábado, 14 de junio de 2014

¿Qué hábitos de vida tendrás que cambiar si te decides a utilizar prótesis capilar?

Es lógico, normal y habitual que se den estos dos casos enfrentados:

 - Voy a seguir con la medicación para la alopecia femenina (normalmente androgenética) porque veo que llevar un sistema (prótesis capilar o parcial) es una esclavitud, mientras que con el minoxidil + fibras capilares + un poco de maña para peinarme voy tirando, y estoy contenta con el resultado.

- Voy a mandarlo todo a tomar por rasca, dejo las pastillas, dejo el minoxidil, me afeito la cabeza y me planto una peluca o una prótesis, que estoy más asqueada que Marco en el día de la madre. 

Ambas posturas son 100%  reales y totalmente respetables (normalmente blanco o negro, no suele haber mucho gris). Tratar de convencer a alguien de que haga lo contrario, sólo porque tú pienses de forma diferente, no es recomendable:


Primero, porque cada uno/a lleva su alopecia a su ritmo, y requiere un período "ventana" para asimilar las cosas. Tomar las decisiones a la ligera, en un arrebato, suele conllevar mayor índice de arrepentimiento. Segundo, porque la presión normalmente genera rechazo, y por tanto predispones a una persona a que descarte  o no una solución que a lo mejor le iría bien.

Cuando empecé a experimentar con prótesis capilares, hace unos cuatro años, me escribían muchas chicas que querían utilizar exactamente la misma: mismo molde (obviamente no iba a ser para mi cráneo), misma cantidad de pelo (depende del estado de tus laterales y del resultado que quieras obtener), misma largura, misma raza de cabello y mismo tono (por supuesto el tono y la largura responden a criterios personales, no son especificaciones técnicas que lo condicionen, pero la textura y procedencia del pelo puede engranar mejor o peor dependiendo de la melena biológica de cada una).

Esto es como los vestidos con los que posa la modelo Eugenia Silva en su blog del Hola (para promocionar su tienda online EuStylo). Si me los pongo yo (misma talla, mismo tejido, mismo diseño) aparte de que no me pasarían de las rodillas, el resultado ya os digo de antemano que va a ser muy distinto (las comparaciones son odiosas, jaja). Consejo: si eres culona y pechugona (como yo) no se te ocurra utilizar tejidos de punto por muy elásticos y cómodos que sean. El corte evasé y el escote imperio serán tus mejores amigos.

Bueno, despues de este prólogo más largo que el campo de fútbol de Oliver y Benji, ¿cuáles son los hábitos y rutinas que tienes que cambiar para llevar una prótesis capilar?


- Normalmente tendrás que dedicarle mínimo 2 horas de mantenimiento a la semana. A mayor maña (y pelo más corto, obvio) podrás limitarlas a 80 minutos, pero no por muchas prisas lo vas a hacer mejor. ¿Qué otras actividades odio sobremanera y me suponen más tiempo si prorrateo lo que tardo? La compra en el hipermercado. Las colas en la oficina de Correos. Depilación. Atascos en la M40. Atascos en la M30. Atascos en la A6. Atascos en el centro. 

- Supone un desembolso económico que tendrás que incluir en tu presupuesto anual:

- Una prótesis es más cara, a la larga, que un bote de minoxidil (+-12€) o una caja de proscar (+-18€). Pero no si lo comparas con tratamientos de inyección de plasma sanguíneo, mesoterapia o laser. Además de lo que cuesta el sistema en sí (una media de 200€ dependiendo del pelo)  necesitarás adhesivo, disolventes, estilado, cosméticos más premium (mascarillas que sean adecuadas para posticería), probablemente quieras unas planchas buenas (+-100€) etc...  Siempre que se usa prótesis capilar se recomienda tener otra de repuesto por si pasara algo. Yo nunca quise tener dos para evitarme gastos extras (era un poco rácana, lo reconozco) entonces, cuando me salían calvas en el frontal debido al desgaste de los nudos / disolvente y adhesivo, me tenía que pasar un mes con flequillo hasta que me llegaba la nueva. A mí me daba igual lo que comentaran en el trabajo, pero hay gente con pánico escénico hasta cuando cambia de grosor de las mechas. Al final, con el paso de los años y de la experiencia que voy adquiriendo poco a poco, tengo muy claro en qué se puedo escatimar y en qué es preferible no:

- Usar alcohol / isopropil en lugar de disolvente específico para prótesis. Sí, sale más barato, pero estropea mucho más el pelo. Lo que te ahorras por un lado lo gastas en tener reemplazos.

- Una mascarilla de 25€ va a ser mejor que una que te cueste 10€, y una mascarilla de 100€ (sí, existen, daros una vuelta por El Corte Inglés) les da mil vueltas a todas. Pero tampoco te preocupes. Hay productos de gama media-baja, e incluso low cost, que hacen un buen servicio. Por ejemplo Babaria, Garnier, Wella...  lo importante es que utilices siempre siempre un cosmético que hidrate bien el pelo de manera habitual, tanto desdpués de lavarla como protector térmico antes del planchado, spray UV (playa, pisci) y sérum o aceite de argán para hidratar las puntas (lo más reseco).

- Planificación es la clave. Llevar una prótesis no significa el fin de los tiempos, ni te impide viajar por el mundo, practicar deporte, conducir un descapotable  o la natación en mar abierto. No, no te condiciona tanto como los primeros meses de cuidar de un bebé, por ejemplo. Simplemente te  tienes que pla-ni-fi-car.  Aquí te se explica cómo aumentar la duración de los adhesivos en la prótesis capilar para la playa/piscina en verano.  Y aquí hay un listado de qué es lo que no debes hacer si llevas una prótesis capilar o un parcial  Pero tranquila, si nunca te has tirado en parapente o has practicado ski acuático, espeleobuceo o has completado la maratón de sables del desierto, no tienes por qué notar la diferencia respecto a tu vida anterior.

¿Qué otros aspectos de mi vida me obligan a planificar?
Pues en mi época universitaria, los exámenes. Cuando trabajaba por cuenta ajena, tenía que calcular el trayecto (contando atascos) para no llegar demasiado tarde a la oficina (lo cual me restaba horas de sueño). Ahora que soy empresaria, necesito planificar con mucha antelación  la rotación de la plantilla en vacaciones, el tiempo que puedo dedicarme al ocio (no tanto como me gustaría) así como visitar a mi familia de vez en cuando (viven fuera de Madrid).  También tengo que coordinar la agenda con el horario que tiene el señor del parking, el horario de las clases que me gustan del gimnasio (bah, tampoco voy mucho), el horario de la oficina de Correos (tengo un trauma como véis jeje), clientes, las reuniones con proveedores, el horario de mi gestor, etc... Es el pan de cada día.

Si tenéis hijos, estaréis acostumbradas a hacer malabares entre vuestro trabajo y el horario del comedor, colegio, extraescolares, niñera, catequesis, fiestas de cumpleaños... ¡un festival! Así que, sacar sólo 2 horas a la semana para dedicarlas a mejorar tu imagen (tú misma en casa por la noche o yendo a una peluquería para que te lo hagan cómodamente), no debería ser tan complicado. No todo es 100% bueno ni 100% malo, depende siempre de las circunstancias (o cadaunadas, como decía el gran Ortega) y del cristal a través del que se miren :)

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin