domingo, 22 de junio de 2014

Cinco errores comunes que comentemos con las pelucas, prótesis o parcial pegado

Sí, los hemos cometido todas en menor o mayor medida. Absolutamente todas. Normalmente no pasa nada, pero si quieres que tu prótesis capilar o tu parcial te dure en mejores condiciones el mayor tiempo posible (por ahorro económico) es preferible que no lo hagas:

1) Irte a la cama sin desenrendarte el pelo. Que da pereza, claro. Reconozco que yo tampoco suelo desmaquillarme, ya que si me lavo totalmente la cara me espabilo (¿quién no?). Me restriego un poco las toallitas del Mercadona, y ya. Afortunadamente tengo la piel en muy buenas condiciones para lo poco que me cuido y la edad que tengo, pero, sí, es mucho más importante que dediquemos dos o tres minutos a desenredarnos bien el cabello, máxime si usas una peluca full lace wig pegada, ya que el cabello postizo no sanea ni regenera durante las horas de sueño (el cutis sí, aunque estés maquillada). La fricción contra la ropa de cama también desgasta la cutícula. Una funda de satén para la almohada ayuda mucho.

2) Quitar la prótesis sin disolvente. Que sí, que yo también he sido cocinera antes que fraile. Que de un lado está ya suelto y del centro se mueve un poquito, así que basta con tirar de la esquina contraria para retirarla de la cabeza sin necesidad de utilizar disolvente para prótesis C22, alcohol, isopropílico ni nada. No está bien. Aunque no te cueste nada sacarlo apenas traccionando un poco, estás tirando de los nudos en la zona más sensible de la pieza, el frontal. Más vale prevenir que curar. Pulveriza disolvente específico y espera de 30 a 60 segundos a que se ablande más aunque esté prácticamente despegado. Si la pieza está totalmente adherida, ni se te ocurra tirar: pulveriza el producto y espera de 2 a 3 minutos máximo a que se inactive el pegamento.

3) Procrastinar. Sí. Lo sé. Lo he hecho tantas veces... normalmente me reservaba un día a la semana para el mantenimiento completo, y dedicarme una o dos horas a limpiar la pieza e hidratar profundamente el pelo. Pero, si llegaba el momento y estaba todavía bien colocada, o sólo se movía un poco por lo que podría aguantar uno o dos días más, lo dejaba hasta que fuera inevitable. Sí, cuanto más tiempo aguante, mejor calidad de vida respecto a no ser esclavos de los mantenimientos, PERO, el calor corporal, la transpiración y la grasa derriten poco a poco el adhesivo por lo que necesitarás emplearte a fondo para retirar los residuos de la malla o despegarlos del poliuretano, frotar más, aplicar más disolvente. Más vale que los mantenimientos sean más frecuentes y por tanto más limpios y sencillos, que dejarlo para el último momento cuando el adhesivo requiera que nos empleemos a fondo y frotar mucho más.

4) Pasar de la mascarilla. Normalmente cuando el cabello está totalmente nuevo (máxima si es cabello de origen ruso o caucásico) la cutícula está más sellada y en mejores condiciones de hidratación que tras semanas o meses de desgaste por el uso diario (fricción, sol, viento, partículas de contaminación, parabenos etc). Aunque el pelo esté bien hidratado y veas que no hace falta, aplica mascarilla y serum igual. Más vale prevenir que curar.

5) No usar protector térmico ni spray solar.  Me acuso. Lo tengo en casa pero raramente lo utilizo (no suelo pasar las planchas, también es verdad). Para ir a tomar el sol a la playa o a la piscina, auque te pongas sombrero o pañuelo, compra un protector solar en spray especial para el pelo y aplícalo cada 2-3 horas insistiendo de medios a puntas (contando con que el frontal esté protegido). De lo contrario, la acción del sol (sobre todo si llevas pelo de origen asiático) lo va a dejar reseco y pajizo.  Si utilizas la plancha entre 190 y 200 grados es importante que apliques un protector térmico.

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin