miércoles, 7 de mayo de 2014

Remedios naturales / caseros para la alopecia ¡mitos y verdades! VOL I

Esto lo hemos hecho todos. Cuando nos damos cuenta de que tenemos un problema de alopecia, se cae más pelo de lo normal  o encontramos una zona calva... lo primero que hacemos (además de llevarnos literalmente las manos a la cabeza) es buscar por internet o preguntar a alguien de confianza sobre los remedios caseros y naturales para la alopecia. Así, rollo curandero.

Habrá personas que aseguren que les ha funcionado a las mil maravillas y otras personas que no han notado absolutamente nada. Depende de muchos factores: del diagnóstico, del efecto placebo, de la efectividad que tenga realmente cada planta o cada remedio casero para la alopecia....

Me considero una persona totalmente escéptica respecto a la eficacia de infusiones o masajes, pero sí he experimentado mejoría en otros aspectos de mi salud tomando perlas de aceite o cápsulas herbales (sobre todo el finocarbo, mano de santo). En esto de la alopecia, algunos remedios naturales pueden responder a cierto fundamento científico (la Farmacia surgió a partir del estudio de plantas medicinales), y otros son de lo más bizarros. Verbigracia:

Hipócrates
Añadir leyenda
Echando un vistazo a la historia, Hipócrates (460 aC), conocido como el padre de la Medicina, estaba muy acomplejado por su alopecia androgenética y probó de todo.

Entre sus fórmulas magistrales, destaca una mascarilla a base de ópio, rábano picante y excrementos de paloma. Debido a su "sosesión" con el pelo, este médico hizo un descubrimiento importante, y es que documentó que los eunucos raramente tenían alopecia. Gran parte de los andrógenos son segregados por los propios testículos, pero eso se conocería mucho más tarde. De todas maneras, a sus pacientes no les hacía mucha gracia la castración como solución a la alopecia.

¿Le funcionaron al gran Hipócrates sus mascarillas? Pues a juzgar por los bustos de mármol, lo dudo y mucho.

Los egipcios también tenían sus remedios para la caída del cabello. Aunque parecen más bien pócimas de brujas. En el Papiro de Ebers (1.550 a C) viene la "receta", y entre sus ingredientes principales contenía: grasa de hipopótamo, cocodrilo, serpiente, gato, cabra, pelo de puercoespín, pata de galgo hembra y pezuña de burro.

Sofía Loren en "Cleopatra"
En el antiguo Egipto, las élites rasuraban su cabeza (hombres  y mujeres) para utilizar pelucas, e incluso en el caso de los faraones, barbas postizas. A pesar de eso, la alopecia también les preocupaba. 

Sus coetáneos, los romanos, también aportaron lo suyo. Parece ser que a Julio César le clareaba cosa mala. Después de probar todos los remedios habidos y por haber en el Imperio, decidió dejarse crecer la herradura y peinarse con cortinilla. Su amante, Cleopatra, le recomendó un emplaste a base de grasa de ratón y dientes de caballo (remedio claramente a lo egipcio) que no sirvió para nada. De hecho, la mejor solución para la alopecia de Julio César fue llevar corona de laurel hasta en el baño ;-)

En tiempos más modernos, al margen de los postizos y pelucas que se hicieron populares en el siglo XVII (sobre todo en Francia), tenemos los remedios clásicos que creo que han llegado hasta nuestras abuelas y vecinas del rellano de escalera:

Friegas con romero. El romero es una planta medicinal, muy utilizada y eficaz sobre todo por las personas que tienen digestiones pesadas. ¿Por qué se supone que el romero funciona en casos de alopecia? Porque lo que hace es estimular la circulación, algo así como un ligero efecto vasodilatador. Es más, puede llegar a irritar bastante la piel.

Para hacer la loción, en plan DIY, se necesitan 200 grs de romero por cada litro de alcohol, y hay que dejarlo macerando una semana (protegido de la luz). Una vez pasado ese tiempo, se filtra y ya está listo para usar. Yo no me complicaría tanto la vida, lo venden embotellado en todos los herbolarios e incluso en el mismo Mercadona.


Friegas con zumo de cebolla. El "principio activo" (si es que se puede denominar así) es similar al mecanismo del romero. El contenido en azufre de esta hortaliza también produce irritación (ya os habréis dado cuenta de cómo se ponen los ojos), y supuestamente podría ser capaz de "despistar" al sistema inmunológico. Mucha gente pasa varios minutos al día restregando rodajitas de cebolla en las calvas producidas por alopecia de tipo autoinmune (areata) con mejores y peores resultados. Pero teniendo en cuenta que las alopecias de tipo autoinmune son impredecibles, pues a saber.

Friegas con infusión de hortigas blancas: mismo mecanismo. La hortiga es literalmente un urticante natural. Y ten mucho cuidado si necesitas hacer pis y estás en el campo...

También son archiconocidos los masajes capilares para estimular el riego sanguíneo o pasar un rato cada día boca abajo. Vamos, sin comentarios.

Hay muchas curiosidades y anécdotas históricas sobre la alopecia, iré escribiendo más posts en el futuro. No conozco a nadie que me haya asegurado de manera fehaciente que estos remedios caseros le hayan funcionado.  ¿Y vosotras?


Fuentes:

http://ecocosas.com/salud-natural/romero/
www.history.com
http://www.rwandemb.org/
www.botanical-online.com
wikipedia


---

Bonus track: la melena leonina de Aaron Taylor Johnson en "Salvajes" (Oliver Stone).


No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin