domingo, 20 de abril de 2014

Diferentes tipos de caspa y champú anticaspa

Sí, sé que no es un tema muy agradable para un soleado Domingo de Pascua, pero, es una cosa que me pica la curiosidad (literalmente).

Veréis, llevar una prótesis capilar cosida a la cabeza tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como ya estuve explicando en este blog durante poco más de dos meses. Pero, los clips son algo que me llevan por la calle de la amargura. No logro acostumbrarme. Si no me hubiera salido tanto pelo nuevo, me habría pasado ya la cuchilla por la cabeza otra vez. El adhesivo es engorroso y tiene su día de mantenimiento coñazo, como todo en esta vida, pero por lo menos los cinco o seis días restantes ni lo notas ni lo notan.

El Viernes Santo me tragué una procesión de tres horas y media enterita, de pie, con unos maleducados a mi lado que se cruzaban para sacar fotos de los pasos (algún concurso de fotografía amateur que organizaba el periódico local, supongo) hasta tal punto que los propios nazarenos tenían que esquivar a estos "simpáticos" paparazzis. Eso a mi derecha. A mi izquierda un ¿matrimonio? comentando a voces sobre el caso de las participaciones preferentes y de la pasta que había palmado un tal Federico.

Yo, que soy manifiestamente atea, tuve que pedir por favor silencio y respeto para con los cofrades, pero sobre todo por las personas que estaban tratando de rendir culto y de concentrarse en la procesión. ¿Sirvió de algo? Sí, sirvió para que me mandaran al guano, sobre todo la acompañante de uno de los fotógrafos, una mujer de refinados y exquisitos modales. Así que decidimos cambiarnos de sitio.

Caminamos unos veinte metros hacia la plaza principal y nos topamos de bruces con dos grupos de personajes que, de una acera a otra, se estaban profiriendo insultos por un supuesto robo de sitio, con sus "hijoputa", "gilipollas", "cabrón, que te voy a partir la cara" y sus cortes de manga  reglamentarios. Todo un festival.  Mientras, una hilera de niños probablemente de la catequesis para hacer la comunión, desfilaba con túnicas blancas, meneando al compás unos incensarios con cara de alucinar pepinillos por el "espectáculo" en la grada. Eso le daba más surrealismo a la situación que ni en una película de Torrente, oiga.

Por lo que se ve, las broncas y la mala educación de algunos elementos del público es algo muy normal que sucede todos los años en grandes ciudades. Manda huevos (de Pascua). Si en Semana Santa la gente se comporta así, no me quiero ni imaginar las batallas campales de la cabalgata de Reyes Magos para arañar unos míseros caramelos de peseta. Nota mental: ir ahorrando para hacer balconning procesional en 2015.

Total, que aparte de los fotógrafos no acreditados y de los irrespetuosos que tuve que sufrir hasta bien entrada la noche, contaba con otras dos maravillosas compañeras penitenciales de procesión de Viernes Santo: la mega resaca y la súper tracción de clips del parcial, clavándose en mi cabeza como si no hubiera un mañana.

Precisamente antes de comer habíamos estado paseando por un paraje natural a unos 30 km de esa zona, y me los había apretado la mar de bien porque planeamos pasar todo el santo día fuera. Es ese dolor  tensional acumulativo. A las doce de la noche, ya en la habitación, me la arranqué a tironazos. Uffff, qué maravilloso descanso. 

Ahora me miro el cuero cabelludo y toda la piel en contacto con los clips está enrojedida, y la raiz del pelo salpicada de pequeñas partículas muy pequeñas de caspa seca. ¿Dermatitis? No. ¿Debería preocuparme? Tampoco, si acaso de ser más burra que un arado. 

Entonces, ¿qué tipo de caspa es de verdad un problema?

Hay dos tipos de caspa, la caspa seca (mi caso) y la caspa grasienta. 


1. La caspa seca es la más frecuente, se trata de células de piel muertas, una descamación blanquecina, seca y muy fina que se desprende muy fácil al pasar los dedos o tras el cepillado. No produce picor ni irritación ni molestias de ningún tipo. Este es mi problema, provocado por la tracción de las peinetas al contacto con la piel del cuero cabelludo, y a su tracción constante. Cuando me lavo el cabello (utilizo un champú para cabello graso), desaparece totalmente. La inmensa mayoría de los champús anticaspa cosméticos (los que puedes encontrar sin receta en cualquier supermercado) están especialmente formulados para hidratar el cuero cabelludo y evitar que salgan estas pequeñas escamas.


¿Y si las escamas son también secas, pero gruesas, más bien grandes y con un ligero tono grisáceo? Puede ser un síntoma de psoriasis y es muy importante acudir al dermatólogo.

2. La caspa grasa presenta escamas y seborrea, son más grandes, amarillentas y se pegan literalmente al pelo, no se desprende fácilmente. Normalmente hay asociados otros síntomas como picores muy molestos o sensación de irritación (quemazón) en la zona. Generalmente se aprecia en el frontal y en la nuca (las zonas donde hay más grasa). Si este problema no desaparece con un champú específico que podemos adquirir en la farmacia o en un supermercado normal, y si el problema se extiende por la cara hacia la zona de las cejas, párpados etc.. es importante acudir a nuestro dermatólogo o médico de cabecera para que lo valore.

Tratamientos para la caspa:

- Champú anticaspa cosmético, normalmente contienen detergente, perfume, ingredientes cosméticos
hidratantes o calmantes, y piritiona de zinc, que es un antifúngico muy suave.  Puedes encontrarlos en cualquier droguería, tienda de tu barrio o hipermercado.
- Champú con ácido salicílico y azufre. Estos productos son más fuertes, pues sí disponen de propiedades antifúngicas y antisépticas, los encontrarás normalmente en farmacias o parafarmacias.
- Sulfuro de selenio. Es también un antifúngico que en pequeñas dosis puedes encontrar en parafarmacias o de venta libre en una farmacia, mientras que los champús con más de 2% de sulfuro de selenio se adquieren bajo receta médica.

- Brea de hulla. Es un remedio natural para tratar la caspa, la dermatitis seborréica o las lesiones de la psoriasis en el cuero cabelludo. No es un fármaco, así que si el problema es realmente complicado no tienes las mismas garantías con un remedio "casero", pero bien es cierto que es efectivo en muchos casos. La cosa es ir probando. Hay medicamentos en pomada y recetas magistrales que sí lo incluyen como ingrediente.
- Ketoconazol 2%: champú farmacológico antifúngico y antiandrogénico, normalmente se vende con receta médica.  Es muy efectivo pero requiere control dermatólogico.

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin