martes, 29 de abril de 2014

Afeitarse la cabeza para pegar una prótesis capilar, ventajas e inconvenientes

Imagen: fotograma de la película "La teniente O'Neil"
 En mi trabajo soy muy conservadora a este respecto, y nunca recomiendo rasurar el cabello, a no ser que el estado de la alopecia de tipo androgenético esté ya muy avanzado como para intentar otra manera de sujeción (clips, fijo trenzado, fijo anillado, gomas...).

En muchos centros capilares prácticamente la única opción que se ofrece es el trenzado (reajuste), porque, seamos realistas, es una fuente de ingresos mensuales muy importante.

En otros, prefieren rasurar a la mayoría de las clientas para colocar un sistema adhesivo (una prótesis capilar), lo cual tiene sus ventajas pero también muchos inconvenientes.

Ventajas:

- Sistema fijo, no se mueve. Y puedes hacer el mantenimiento en casa si eres una persona mañosa, o, por el contrario, basta que le pongas interés.
- Más versatilidad a la hora de peinarnos, puesto que con un adhesivo los materiales son mucho más livianos y no hay un contorno tan grueso como en los parciales de clips.
- Mucha más libertad a la hora de viajar, deporte, natación, dormir más cómoda que con los clips...

Inconvenientes

- Hay que rasurar, al menos, la zona que va a ir con adhesivo delante. Cuanto más nos rasuremos, mejor sujeción. No es lo mismo colocar una pegatina de 1.3x8 cm que pegar absolutamente todo el perímetro. La primera opción aguanta normalmente de 3 a 5 días y la segunda puede llevarse hasta un máximo de 15, pero siempre es aconsejable, por higiene, realizar un mantenimiento semanal.

-  Si por cualquier problema has de prescindir de la prótesis, tendrás que ir rasurada con el cabello de tus laterales largo o muy largo. Esto significa que necesitarás tener prótesis de repuesto en casa por lo que pudiera pasar o en su defecto, una peluca completa (conozco el caso de unas velas traicioneras de la tarta de cumpleaños y un flequillo, que mejor no os cuento por consideración con las personas más aprensivas).

- Los adhesivos y disolventes específicos para usar en el cuero cabelludo están formulados precisamente para eso, igual que las lentillas se aplican directamenten en nuestras córneas. Que sean productos testados dermatológicamente no significa que estemos exentos de un problema en la piel, que puede ser una dermatitis por contacto, un eczema, una reacción inesperada... incluso aunque hayan pasado meses desde que empezamos a utilizarlos. Es más, conozco a varias personas que tras varios años llevando lentillas, simplemente su cuerpo ahora "las rechaza".

Entonces, tanto si eres nueva en esto de llevar prótesis y rasurarte, o inclusive si ya tienes varios meses de rodaje pero empiezas a notar molestias, picores, escozor, comezón en la piel... en primer lugar, que no cunda el pánico. Y en segundo lugar, voy a tratar de enumerar el por qué:




Imagen: http://ultimatecrepusculo.blogspot.com.es
1) Psicosomático. Sí, amigas cibercondríacas, hipocondríacas e hipercondríacas (en las que yo me incluyo), basta que escriba que puede pasarte algo malo en la piel, para que lo notes. Veréis, hace un año participé en la fundación de una ONG y buscábamos donantes de pelo para elaborar pelucas oncológicas totalmente gratuitas. Una madre se acercó a mi tienda con una niña de unos 10 años, de pelo rubio clarito hasta la cintura. Era precioso. ¿Creéis que se trataba de un acto desinteresado y altruista? No. La niña estaba infestada de piojos. En varias peluquerías le habían negado la atención por motivos de higiene, así que probó suerte a ver si colaba y además, que el corte le saliera gratis.

Ese día reconozco que me cabreé mucho. Bastante. Fue la abuela de la criatura la que llamó por teléfono minutos antes de la cita, para advertirnos de que traía liendres y que tomáramos las "precauciones" higiénicas oportunas. Básicamente nos negamos.  De verdad, sólo estuve como a un metro de la niña durante tres minutos, pero me picaba hasta el alma. 

2) Afeitado. Por muy ralo y escaso que veas tu pelo, o muy ancha que tengas la raya, la alopecia difusa femenina normalmente nunca termina despoblando totalmente el frontal, como sí sucede en los hombres. He visto sólo dos casos de alopecia femenina grado Ludwig III, uno en una chica muy joven y otro en una señora de 85 años. El pelo será muy fino, transparente y difuso, pero siempre habrá "un manto" de pelo. Esto significa que te picará / molestará cuando empiece a crecer tras el rasurado. Normalmente a los 2-3 días de haber pasado la cuchilla ya empieza "a salir la puntita".

Recomendamos que te hidrates muy bien la piel de la cabeza tras rasurar, por ejemplo puedes utilizar aloe vera o alguna crema específica de la farmacia. Espera unos minutos a que se absorba bien y lávate en la ducha con un champú neutro o, si hace falta, uno exfoliante. No puede quedar grasa ni restos de adhesivo o de crema en la zona que vas a pegar. Siempre ha de estar limpia y seca.

3) Sudor. Más de lo mismo. Recordemos que nuestra piel es más ácida (ph) que nuestro sudor, por lo que su composición química no tiene que ver. No obstante, muchas personas sienten picor en la cabeza cuando sudan, especialmente tras practicar deporte. A mí me pasa. Cuando llevaba la prótesis era un poco frustrante no poder darme una buena rascada en la sala de cardio, delante de toda la parroquia. Me iba al wc, o bajaba el ritmo para evitar seguir chorreando. Me suda mucho, muchísimo, la cabeza.

Es importante también el tipo de base. Las bases de skin (poliuretano) no son transpirables, por lo que el sudor tarda Dios y ayuda en evaporar. Normalmente los picores se producen con más virulencia en las prótesis de este tipo, que cuando se utiliza malla (lace).  OJO, el monofilamento es resistente a la par que muy natural en los frontales, pero, es un material bastante áspero que puede incrementar la sensación de picor o comezón en las pieles más sensibles.

4) La higiene. El hecho de hacer deporte no genera más cantidad de grasa, pero sí aumenta su  fluidez (aquí tenéis un artículo sobre los mitos y verdades de la seborrea), por eso es lógico que si tendemos a transpirar mucho por la cabeza o vamos mucho al gimnasio, no hay que espaciar tanto los mantenimientos. Mejor si son dos veces por semana. Sí. Sé que las prótesis sufren más y cuanto menos se manipulen, es mejor. PERO, mi consejo es no escatimar a costa de nuestra salud. Opino que es mejor cambiar de prótesis antes que exponernos a tener un problema en la piel que nos impida pegarla de
manera permanente o al menos por una larga temporada.

Cuando se acerca el día de mantenimiento ("Cleaner is coming") es lógico que el pegamento esté, en algunas zonas, derretido, y que haya perdido adhesión. Si la pieza se mueve o notamos que está floja, a veces nos roza en según que zonas y se puede notar cierto picor.

Importante, la laca, la gomina y la espuma puede producir también cierto picor (sobre todo cuando aplicamos capa sobre capa,"alicatándonos" la mollera, algo habitual en chicos y en señoras mayores).

Otro detalle a tener en cuenta es que, si usas mascarilla tras la ducha, que lo aclares bien y que no queden restos de ese producto ni de champú, porque eso también pica.

5) Ser alérgico o sensible a este tipo de productos. Existen varias opciones en el mercado. Los adhesivos de base acuosa y los adhesivos acrílicos para prótesis capilares. He probado yo creo que todos o casi todos del mercado (de marcas conocidas como ORWG, Invisibond, Ultra Hold, Davlyn, 3M) durante los más de dos años que me rasuré. En mi caso, los únicos que me aseguran la correcta fijación de la prótesis durante toda la semana son los pegamentos acrílicos resistentes al agua

Es importante tener en cuenta que estos productos tienen también fecha de caducidad. Sobre todo, una vez que el bote se ha abierto. Normalmente oscila entre los 6 y los 12 meses.  Si ha pasado ya ese tiempo, aunque te quede más de la mitad e incluso no percibas que haya perdido propiedades de fijación, tíralo. Es siempre mejor prevenir que curar.


Durante algunos días tuve una irritación persistente en la zona, muy incómoda. Coincidió con una mudanza, y creí que podía tratarse simplemente del estrés (soy una persona ansiosa). Resulta que mi scalp protector llevaba como seis meses caducado. Sí. En casa del herrero, cuchara de palo.

En el caso de que notéis que os salen pequeñas heridas, laceraciones, ampollas o sarpullidos en la zona de adhesión, es importante que consultéis con un farmacéutico, médico de cabecera o con un médico dermatólogo.

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin