miércoles, 26 de febrero de 2014

Prótesis capilar de integración con reajuste: primer mantenimiento

No, no me gusta hacer apología gratuita, y si algo me va mal, como me ha sucedido en tantas ocasiones, lo he dicho. Y si algo me va bien, lo digo también. El método del reajuste a mí me va bien.

¿Por qué? Por estas subjetivas razones:

- Mínimo dolor. He llevado extensiones afro durante ocho meses, y tengo el cuero cabelludo más dado de sí que un bebedero de patos. Pero sí, la primera vez normalmente duele. Incluso muchas chicas necesitan tomar ibuprofeno. También hay varias técnicas de colocación, como todo en esta vida. La que uso no es trenzado sino acordonado, reforzado con hilos, y el reajuste va variando de posición, no siempre en el mismo punto porque algo de pelo siempre se va a perder con la tracción.

- Me gusta tener pelo 24 horas al día.  Por eso me puse extensiones afro, por eso me afeité la cabeza con 26 años para pegarme la prótesis, etc etc. Sí, ya sé que muchas de vosotras no podéis imaginar la vida sin rascaros directamente el cuero cabelludo, o sin la dulce sensación de la suave brisa estival refrescando vuestra calva (¡soy poeta!), pero en mi caso tengo un síndrome de estocolmo de manual. Evito mirarme al espejo sin pelo, sólo lo hago cuando no me queda más remedio (secarlo tras la ducha cuando he usado peluca o parcial de clips, o para los mantenimientos con adhesivos). NO creo que sea un ejercicio de exposición sano recrearse en nuestra imagen con poco pelo o con ausencia del mismo. Muchas clientas me explican, las que están yendo a terapia, que han de hacer el esfuerzo de ver su reflejo sin llevar nada para acostumbrarse a su imagen y aceptarse tal y como son.

Yo, además de escasa melena, también tengo celulitis y alguna que otra lorza. En serio, no considero necesario observar mi piel de naranja ampliada 200 veces en una pantalla de plasma para sobrellevar mis defectos, ¡ya sé que lo tengo! Más bien es masoquismo y resignación, en lugar de aceptación.  Soy consciente de que soy una persona con defectos y virtudes (bueno, más bien con defectos de todo tipo) y trato de llevarlos con dignidad, sin regodearme, sin mirarme el cartón aunque eso fuera realmente terapéutico: ¡no me da la gana! Tapadito mejor.

- Higiene: creí que después de un mes iban a salir sapos y culebras. Pero qué va. Por no haber no había ni humedad debajo (apenas me lo había lavado 8 horas antes del reajuste). El pelo sí, estaba apelmazado, sin brillo pero apenas grasa, nada de descamación. Al lavarlo sólo dos veces por semana reconozco que cuando ya tocaba pasar por agua me picaba algo el contorno. Es verdad que he utilizado ketoconazol una vez por semana y a días alternos brea de hulla. Probablemente eso me
ha ayudado muchísimo a que no sentir picor ni descamación.

- No es algo que me planteo usar a largo plazo. Más bien para cosa de 2-3 meses y luego hacer un descanso. Un reajuste durante años, sin parar, pasa factura. Pero ahora no me imagino otro viaje a la playa, de mochilera, o a cualquier lugar sin las maravillas del reajuste, ya visualizo hasta el eslogan:  "Preocúpese de disfrutar de sus vacaciones, y para todo lo demás, hilo güttermann".

Principales inconvenientes:

- El primer día se siente, en mi caso, cierta tensión y ligero dolorcillo que se pasa como a las dos horas. Luego sí es verdad que noto presión, pero va disipando. Han pasado 23 horas y ya no noto NADA. Al dormir la primera noche la sensación es que te has dado un golpe, te ha salido un chichón y ha quedado la zona un poco dolorida al apoyarla contra la almohada. Pero, mi mente privilegiada de mayorista ha diseñado una postura super cómoda que ni el kamasutra:

- La almohada que uso es la más blandurria del Ikea. Recomiendo también una funda de satén, que es fresquita, y más que friccionar, patina. La cosió mi madre  hice a partir de un kimono que tenía por casa. Probablemente no sea ni de satén de verdad, pero bueno, es esa tela tipo rayón, efecto frío, que desliza. Entonces. Me tumbo de lado, sobre el costado izquierdo, meto un brazo por debajo de la almohada y por encima de mi cabeza, prácticamente hasta el hombro. La almohada queda peraltada, solo apoyo la cara (más bien la frente) y la nariz asoma por el hueco que queda entre la almohada y mi cuello.

De esta manera duermo mucho más cómoda sin necesidad de apoyar toda la cabeza, y respiro bien (esto es importante ya que ronco como un mamut lanudo). La primera vez, me quedé dormida bocabajo, con la cara totalmente hundida en el colchón porque me molestaba apoyar cualquier lado de la cabeza, y aparte del agobio, lo babeé todo. Lo divertido es que estos colchones modernos tienen
memoria y parecía una especie de sábana santa.

-Alergia al metal de las anillas. Sí, me salen ronchas por el contacto con las grapas. Qué rabia, porque el anillado es una manera de estirar -literalmente- el reajuste, ya que a medida que crece el pelo, la trenza se retrae y se mueve. Con las anillas en apenas 5 minutos se recoloca el frontal, y puede durar máximo 2 semanas más (pasamos de 3 a 5 semanas con el sistema fijo sin problemas, un ahorro de tiempo y sobre todo de dinero). Además, las anillas me dolieron el doble, y cuando traté de quitarme dos por mi cuenta, con unos alicates, lo hice mirando mi reflejo en el espejo, por lo que las apreté todavía más.  Como de todas maners me dan reacción,  tendré que reajustar cada 21 días. Eso sí, soy la primera persona con este problema que conozco :)

- Lavarlo es más laborioso, pero siguiendo al pie de la letra estas pautas, no es tan complicado ni ha de complicarse.

Ah, una cosita más. Este post está programado así que no voy a poder ver si se me desmaqueta o no hasta mañana.  Bueno, yo digo mañana pero para vosotras es ahora mismo.

FOTOS (pinchad para ampliar):


Al retirar el parcial el pelo de debajo estaba enroscadito así. Lo va succionando hacia dentro!

Aquí podéis ver el acordonado.

Antes de desenredar para lavar. Look Marla Singer.


Parcial ya cosido y recogido en una coleta para que veáis la diferencia. Tengo el pelo biológico más quemado por los tintes que el palo de un churrero.

Justo ahí podéis ver la unión. Yo no llevo flequillo, con mis babyhairs naturales se disimula muchísimo. Esta foto está sacada a mala baba para que veáis bien el truco.

Plano frontal. El pelo es virgen indio 1b. Lo qeu se ve de mi flequillo biológico es más claro.

Restos del naufragio. Esto es del cepillado. Luego al lavarme bien y al exfoliarme se me cayó el doble. Algo normal, un mes completo sin peinarme completamente lo que va debajo del sistema y sin lavarme toda la cabeza...









martes, 25 de febrero de 2014

Celiaquía o intolerancia al gluten y alopecia


Foto: http://tocacomer.marisolcollazos.es
¡Hola!

Mañana miércoles subiré fotos de mi primer reajuste y de una alergia que he tenido al metal de las grapas, me han salido unos ronchones más rojos que el cangrejo de la sirenita.

No me extraña, soy alérgica a cualquier cosa que no esté recubierta de oro, titanio quirúrgico o plata. Siempre he tenido el morro fino para todo.  Con la bisuta me sucede igual.


Colecciono decenas de pares de baratijas que sólo aguanto unas horas, hasta que el lóbulo de la oreja duplica su tamaño y me palpita.

Con las grapas en contacto con la piel del cuero cabelludo, más de lo mismo. Hemos puesto miles de anillas el año pasado y soy el primer caso documentado de dermatitis por contacto que tenemos en la empresa. Olé. 

Hoy quiero contaros un caso muy especial de una clienta, que seguro puede ayudar a muchas chicas que me leen. Se trata de una mujer de unos 50 años, empresaria también. El año pasado vino a consultar soluciones para su alopecia localizada sólo en la zona de la coronilla, prácticamente despoblada. Redonda como la tonsura de un fraile y cubierta de una ligera pelusilla. Frontal, laterales y nuca tenía un pelo bastante bueno. Más fino con el paso del tiempo, pero sin clareos.

Este problema le había supuesto un complejo y desde hacía quizá ¿veinte años? llevaba todo el cabello recogido hacia atrás, de modo que el pelo del frontal le tapaba el área despoblada (de unos 8-10 cm de diámetro aproximadamente).  La piel era ligeramente rosa, no blanca. Le sacamos el molde y ahora lleva colocada una prótesis parcial justo ahí, lo cual le permite desmelenarse tranquilamente, es decir, soltarse el pelo y llevarlo sin preocuparse por nada. Rasuramos ese fino lanugo y lo fijamos en todo el perímetro con cinta de doble cara.

Por la situación, forma y aspecto de la piel tenía toda la pinta de tratarse de una alopecia cicatricial, donde simplemente los folículos desaparecen -cicatrizan- y ahí ya no vuelve a salir pelo. A veces es localizada y estacionada, pero normalmente es degenerativa. En la mayoría de los casos comienza en la zona frontal y va retrocediendo la línea de implantación del cabello.

Las mujeres pimero pierden las sienes y las patillas. En este caso era al revés, aunque no nos sorprendió porque teníamos otras dos clientas que les había sucedido lo mismo (sólo en la parte posterior) y que no han podido solucionarlo ni con un injerto capilar debido a que todos los folículos de ese área terminan cicatrizando.

Esta mujer decidió hacer una dieta muy estricta recientemente. Nada de glúten. En apenas unas semanas pudo observar los resultados: ganó peso (estaba muy delgada), las molestias intestinales desaparecieron y ha empezado a repoblar cabello en la zona. Ya no se trata de pelusilla, sino que empieza a regenerar pelo. Una verdadera lástima tener que rasurarlo en el mantenimiento.

Ahora el plan, si es verdad que continúa repoblando cabello a buen ritmo hasta que toda esa zona quede tupida, sería:  o bien prescindir de la prótesis capilar y continuar durante meses con  su pelo recogido hacia atrás hasta que vaya igualándose, o bien usar una peluca de pelo natural total.

Pero bueno, al margen de las soluciones cosméticas de transición, que las hay, en esta historia hay
dos morajelas:

- Que a veces tenemos un diagnóstico - o no- y creemos a pies juntillas que es así, pero la vida (en este caso la biología) da muchas vueltas y nos sorprende gratamente.

- Después de 10, 15, 20 años (no recuerdo el tiempo que me dijo que arrastraba este problema, pero mucho) los folículos no están atrofiados ni cicatrizados, han vuelto a la vida. Una lucecita de esperanza al final del tunel, ¿verdad?

Debería aplicarme el cuento y dado que mi problema de alopecia es autoinmune, hacer una dieta sin gluten. Si tengo suerte podría valorar claros resultados en apenas unas semanas.  Lo haría si no estuviera tan enganchada a los donuts, madre mía, necesito ayuda profesional para controlar los atracones. He estado buscando grupos de adictos a la comida, pero al menos en Madrid lo que he sido capaz de encontrar dependen de parroquias evangelistas (lo cual es genial, porque se trata de un servicio a la comunidad estupendo, no obstante yo no quiero mezclar churros con religión. Literalmente).

Y ahora unos apuntes sobre la celiaquía o intolerancia al glúten (hay muchos grados de intolerancia) y la alopecia areata:

CELIAQUÍA

Cuando las personas con enfermedad celíaca comen algo con gluten, su sistema inmunológico libera anticuerpos que atacan a pequeñas protuberancias en el intestino delgado llamadas vellosidades, necesarias para la absorción de los nutrientes de los alimentos. La enfermedad se diagnostica mal a menudo porque a pesar de que la inflamación comience en el tracto digestivo, los síntomas manifiestos pueden no ser gastrointestinales. La enfermedad celiaca se consideraba poco frecuente, pero en las estimaciones actuales aproximadamente el 10 por ciento de la población puede sufrir de ella y de otras formas de intolerancia al gluten con síntomas igualmente variables.

Ángela Christiano, profesora de dermatología y de genética en la Escuela de Medicina de la Universidad de Columbia, comenzó a investigar la alopecia areata en profundidad después de ser personalmente diagnosticada con la enfermedad. Si bien si el aporte a la causa fue abundante, descubrió que muy poco se sabía con certeza científica. Con la ayuda de la National Alopecia Areata Foundation (NAAF), Christiano dirigió "Nature Journal", un estudio publicado el 1 de julio de 2010. Éste fue descrito por el NAAF como "la investigación genética más interesante hasta la fecha acerca de la alopecia areata". Christiano y su equipo identificaron ocho genes implicados en la alopecia areata, tres específicos para el cabello y cinco responsables de la respuesta inmune. Además, los mismos genes eran responsables de otras enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, la diabetes Tipo 1 y la enfermedad celíaca.

Aquí el perfil de la Dra. Christiano: http://vesta.cumc.columbia.edu/dermatology/index.php?type=research&id=amc65

El gluten puede causar pérdida del cabello autoinmune

Hasta la fecha, se han registrado cientos de síntomas, síndromes y enfermedades relacionadas con la exposición al gluten para aquellos con sensibilidad al gluten. Una de estas enfermedades poco conocidas es la alopecia areata (caída del cabello autoinmune). Esta condición puede afectar a hombres y mujeres y por lo general se manifiesta con manchas circulares de calvicie en la cabeza. Otras formas de pérdida de cabello autoinmune pueden causar la calvicie total y en los casos más graves, puede conducir a la pérdida universal de vello corporal. El estudio siguiente muestra la conexión entre la enfermedad celíaca y alopecia autoinmune.
“Un paciente con enfermedad celíaca presenta áreas de alopecia. La alopecia desapareció por completo después de unos meses de dieta estricta libre de gluten y reapareció después de una introducción involuntaria prolongada de gluten. Después de una dieta libre de gluten, se observó un crecimiento de cabello nuevo y persistente en las áreas de alopecia. La posibilidad de una relación directa entre la enfermedad celíaca y la alopecia areata se confirma”. Fuente: Minerva Gastroenterol Dietol. 1999 Dec;45(4):283-5.

El gluten también puede causar pérdida del cabello por motivos de desnutrición:

Aparte de causar la caída del cabello autoinmune, el gluten puede causar desnutrición conduciendo a la alopecia (pérdida de cabello). Uno de los principales efectos secundarios del gluten es el daño a la mucosa intestinal. Este daño puede conducir a una malabsorción de vitaminas y minerales.
La pérdida de nutrientes a largo plazo puede contribuir a muchos problemas, uno de los cuales es la pérdida del cabello. Por ejemplo, la intolerancia al gluten y la sensibilidad puede crear deficiencias nutricionales de proteínas, hierro, vitamina C, calcio, selenio, vitamina B, y muchos otros nutrientes necesarios para mantener el crecimiento del cabello adecuado y saludable.

Fuentes:
http://www.msal.gov.ar/celiacos/pdf/protocolo-para-deteccion-precoz.pdf
http://vesta.cumc.columbia.edu
Wikipedia.org
eHow (en español)
http://www.nutriwhitedietas.com/2013/01/10/relacion-entre-el-gluten-y-la-perdida-de-cabello/
Foto:  http://tocacomer.marisolcollazos.es/img/Gato-rebanada-pan.jpg

sábado, 22 de febrero de 2014

Resistencia a la insulina, alopecia y SOP

En este post voy a tratar de explicar -en profano- qué relación se establece entre la resistencia a la insulina y la alopecia femenina. Antes de nada advertir que no soy médico, y mi formación académica sanitaria no está homologada.

Sé que a muchas lectoras no les motivan los posts técnicos, y prefieren leer sobre mis aventuras y desventuras personales. He estado un poco ocupada por el trabajo y no  he cumplido con la promesa de actualizar tres veces por semana. Pero de verdad que en cosa de tres días voy  a volver a las andadas con el primer reajuste de mi prótesis capilar con cuero cabelludo que llevo cosida a la cabeza, y sobre el incidente de las anillas... próximamente.

Bueno, aquí empieza lo serio, ¿hay correlación entre la resistencia a la insulina y la alopecia? O, mejor dicho, ¿entre la resistencia a la insulina y los andrógenos?

En primer lugar, ¿qué es la resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina –también conocida como resistencia insulínica o insulinorresistencia– es una alteración genética o adquirida de la respuesta de nuestros tejidos a la Insulina. En términos fisiológicos se refiere a una inadecuada captación de la glucosa dependiente de insulina por parte de los tejidos, en especial del hígado, músculo y tejido adiposo.

Con el tiempo, como resultado de esta alteración los niveles de glucosa en sangre aumentan (Hiperglucemia) y se acompañan de hiperinsulinemia por la sobreproducción pancreática de insulina, llevando al organismo al desarrollo de Diabetes mellitus tipo 2.

Fuente: Wikipedia.

Y lo que nos atañe...

En 1935 Stein y Leventhal describieron una tríada de signos, dados por amenorrea, hirsutismo y obesidad, los cuales asociados a la presencia de ovarios poliquísticos bilaterales, constituyeron lo que por entonces se dio en llamar como síndrome de Stein-Leventhal. Posteriormente, diversos estudios fueron reconociendo una variedad de anormalidades subyacentes a la etiopatogenia de esta entidad; lo cual motivó la introducción del término síndrome de ovario poliquístico, para reflejar la heterogeneidad del mismo.
El síndrome de ovario poliquístico (SOP) se asocia con resistencia periférica a la insulina, intolerancia a la glucosa e hiperinsulinemia independiente de la obesidad. Se ha observado una notable correlación entre el grado de hiperinsulinemia y el hiperandrogenismo.
ntre 50 y 80% de mujeres con SOP son obesas, y la mayoría de mujeres con SOPQ tiene una historia de aumento de peso, previo al inicio de sus trastornos menstruales.
Tanto la resistencia a la insulina como la hiperinsulinemia subsecuente, son características comunes  tanto en la obesidad como en el SOP. Además, como se verá más adelante, es probable que la obesidad contribuya al desarrollo del SOP en algunas mujeres, debido a que puede ocurrir la exacerbación de una resistencia a la insulina preexistente. 




Hay evidencias que indican que la insulina contribuye al hiperandrogenismo del SOP por dos motivos principales:


1. Incremento de los niveles séricos de andrógenos ováricos.

2. Por la disminución de los niveles circulantes de la globulina transportadora de hormonas sexuales (SBHG). 

Este apunte es muy importante a la hora de determinar también en nuestros análisis de sangre hormonales. 





Hace años, había dos grandes teorías sobre el origen de este síndrome: 

1. Aquellas que postulan un defecto central primario, que lleva a un incremento de la secreción de LH, seguida por hiperestimulación de los ovarios e hiperandrogenismo.
2. Aquellas que postulan una anormalidad primaria del ovario, la cual resulta en hiperandrogenismo y un aumento en la secreción de LH como un evento secundario.


Pero en la actualidad, ya se conoce que el SOP es un trastorno caracterizado por resistencia a la insulina e hiperinsulinemia, al margen de si la paciente es o no obesa. La presencia de resistencia a la insulina fue inicialmente observada por los estudios de Burgen y  Chang; quienes también demostraron que los niveles de insulina se correlacionan con los niveles de andrógenos en estas pacientes. El SOPQ es uno entre un gran grupo de trastornos en los cuales la resistencia a la insulina y el hiperandrogenismo ovárico coexisten. Estos trastornos incluyen a los síndromes de resistencia a la insulina tipo A y B, acantosis nigricans, leprechaunismo, diabetes lipoatrófica y otros.

La hiperinsulinemia puede contribuir al desarrollo del SOP por:
1. Aumento de la secreción de LH.
2. Estimulación en la producción de andrógenos ováricos, aisladamente o energismo con LH.
3. Inhibiendo la acción de SHBG.
4. Inhibiendo las IGFBPs.
5. Estimulando el crecimiento ovárico y la formación de quistes en sinergismo con la LH.


La hiperandrogenemia en pacientes con ovario poliquístico es consecuencia de la hiperinsulinemia; ya que la reducción de la secreción ovárica de andrógenos no altera la resistencia a la insulina, pero la disminución de la hiperinsulinemia da como resultado una marcada reducción de la concentración sérica de andrógenos.

¿A qué consideramos hiperandrogenemia? Pues a síntomas físicos como la alopecia de patrón masculino en mujeres, el vello excesivo o el acné.

DIAGNÓSTICO
Para el diagnóstico preciso de la resistencia a la insulina son necesarias técnicas sofisticadas que determinan el uso de glucosa en estados inducidos experimentalmente de hiperinsulinemia.
Para hacer mas fácil su determinación se han diseñado en base a estudios epidemiológicos modelos mas sencillos que relacionan la glucemia y la insulinemia en ayunas, tal como es el caso de HOMA:
   
HOMA=\frac{Insulina(McIU/mL)\cdot Glucemia (mg/dL)}{22,5}
Aun no es claro un punto de corte exacto para la definición de una resistencia insulinica, porque ésta, es variable en relación a la cultura, raza, y estilo de vida, sin embargo, esta prueba es de gran utilidad ya que muestra a grandes rasgos la sensibilidad a la insulina en un determinado individuo.

¿SOLUCIÓN?

Dieta baja en hidratos de carbono, ejercicio al menos tres veces por semana, mantener un peso saludable o adelgazar si es el caso (porque hay un porcentaje de mujeres SOP normopeso o inclusive de bajo peso).  En casos más serios, es conveniente visitar a un endocrino para que valore el tratamiento con metformina.



Fuentes:
Wikipedia
http://professional.diabetes.org/UserFiles/File/Make%20the%20Link%20Docs/CVD%20Toolkit/Spanish/05.sp.InsulinResistance.pdf
http://sisbib.unmsm.edu.pe/BVRevistas/ginecologia/vol_45n3/rol.htm
http://professional.diabetes.org

viernes, 14 de febrero de 2014

Cómo lavar el pelo con un postizo parcial fijo con reajuste

¡Hola!

Me he lavado el pelo por quinta vez este mes, jaja, quién me diría que a estas alturas de la película iba a cobrar sentido esto. Como os comentaba ayer en este post, el método No Poo en mi caso parece haber funcionado. Eso o que me acostumbro rápido a mi propio olor...

Una clienta que es también fan del reajuste desde hace un par de años, me explicó cómo lo hacía ella paso a paso, y la verdad es que es mucho más sencillo, efectivo y rápido:



1) Me cepillo y desenredo bien el pelo.

2) Sujeto todo el pelo del parcial en un moño tipo samurai. Lo sujeto con una pinza de estas de plástico.

3) Me meto a la ducha y me mojo con la alcachofa sólo el contorno biológico, o sea, lo que denominan "la herradura". Aplico un chorro generoso de ketoconazol y me doy a conciencia. También por la frente.

4) Aclaro el contorno y vuelvo a aplicar ketoconazol y dejo actuar como 3 minutos. Mientras, me voy frotando el cuerpo. ¿Habéis probado los geles inspirados en repostería del Mercadona? Huelen fenomenal, es un pack con olor macaron, brownie, cheesecake...

5) Aclaro bien el contorno, suelto la pinza y ahora sí me mojo totalmente el pelo con la alcachofa sujeta del soporte de arriba. Para el parcial  uso el champú Biokera al aceite de argán de Salerm. 

6) Aplico el champú acariciando suavemente con los dedos, sin movimientos circulares ni frotar, simplemente de la raiz hacia las puntas.

7) Una vez que hace espuma, y sin aclarar, me peino con un cepillo específico de Yahari para cabello mojado. También se puede usar un tangle teezer clon o un tangle teezer original si lo tenéis.

8) Aclaro con agua caliente y aplico la mascarilla. Un día a la semana me aplico bálsamo uso frecuente pomegranate de Salerm, que huele a piruleta de cereza, y al otro día meto mascarilla serum Salerm 21, que uso para el pelo y para el cuerpo.

Con el bálsamo espero solo 3 minutos y aclaro con agua bien caliente para que no queden residuos (si quedan residuos el pelo se ve apelmazado y se me engrasa antes). Trato de que los últimos segundos sean con el agua más "fría" que puedo aguantar, o sea que 30 grados centígrados como mínimo ya que soy una moñas total.

Cuando utilizo la mascarilla espero al menos 5 minutos y mientras aprovecho para exfoliarme y aplicarme la misma mascarilla por el cuerpo como si fuera un bodymilk. Probadlo en serio, funciona genial. Yo lo hago desde mucho antes de que saliera al mercado  Nivea bajo la ducha,  y la verdad que es un ahorro, porque matas dos pájaros de un tiro con el mismo producto. Pasados esos 5 minutos me aclaro con agua bien caliente y a conciencia, ya que los residuos de mascarilla son más densos que el del bálsamo o acondicionador.

9) Salgo de la ducha y me pongo la toalla por encima "like a virgin". No froto ni escurro, sólo envuelvo el pelo para no dejar el suelo perdido de agua. Quito la humedad a toquecitos y si acaso la retuerzo de medios a puntas, con el resto de la toalla apoyada sobre el frontal estilo pirata.
Vuelvo a cepillar a conciencia y aplico un guisante de Salerm 21, muy poquito, solo de medios a puntas insistiendo más bien en mi pelo biológico, que lo tengo más quemado por los tintes que el sobaco de un grillo. El parcial es de pelo virgen remy, y de momento sigue guay, pero cuando empiezan a ponerse muy resecos o foscos por el uso diario durante meses, tengo otro truco que los recupera genial, ya ls

10) Para secar, lo mismo que explico en el paso 2, hago una partición del pelo postizo del parcial y lo sujeto en un moño a lo samurai. Seco a conciencia todo el contorno y mi pelo biológico, también denominado como "los restos del naufragio". Esto me lleva como 3 ó 4 minutos máximo.

11) Suelto el pelo y le doy con el secador mientras lo peino con un peine normal. No tengo ni el estilismo ni las ganas de estar moldeando con el cepillo redondo. Aplico el secador como a 5-10 cm de la base durante 15 minutos máximo. MAL. Hay que secarlo media hora para evitar que quede humedad.

12) Si tengo tiempo o tengo ganas, me paso las planchas, normalmente lo dejo un poco fosco y ondulado para que quede más natural y hala, a la calle.

- Cuando el pelo está limpio no necesito aplicar nanogen o fibras capilares delante, cuando se engrasa empieza a apelmazarse y sí que lo echo en la zona frontal.

Ahora las fotos tras la ducha, la resolución es lamentable con este nuevo móvil que me he comprado, pero después de los gastos extras no estaba el horno para bollos... (5mpx):









jueves, 13 de febrero de 2014

Postizo capilar con reajuste: tras dos semanas refuerzo con micro ring

¡Hola a todas!

Ya hace dos semanas justas que llevo el pelo cosido a la cabeza y hoy quiero confesar que sólo me lo he lavado cuatro veces. No me van a dar un premio a la higiene personal, desde luego, pero he de reconocer que tampoco se me ensucia mucho.  No me huele. Soy más vaga que el sastre del Botones Sacarino y por tanto hace como tres meses que no piso el gimnasio. Si no hago deporte, no sudo, no huelo. Puedo permitirme el lujo de lavarme el pelo dos veces a la semana. Cuando empiece a mover el culorro -falta que me hace- tendré que lavarlo día sí día no, mínimo.

La cosa es que, a pesar de lavar el pelo lo justo y necesario, no está tan sumamente grasiento como pensaba. Estaba convencida de que la efectividad del método No Poo era una leyeda urbana, pero parece ser que mi grasaza alcanza una especie de estadío o fase meseta -tipo campana de gauss- y de ahí ya no va a peor. Pero ni un leve picor, oiga.

Estas dos semanas han sido infernales. Tuve que sacrificar a mi mascota, era muy viejito y estaba fatal de la artrosis. 8 años juntos. Tuve que dejar el coche en el taller, una pasta, y para colmo, el otro día me robaron el móvil. Qué gentuza, de verdad, como te despistes un minuto... 

Lo único que no me ha dado quebraderos de cabeza esta última quincena ha sido el pelo. Que ni lo noto. Bueno, miento, me ha salido un grano en el lado izquierdo del frontal. Un grano de esos rabiosos. Probablemente hubiera algún pelillo más tirante de la cuenta y el folículo se ha inflamado. Bah, pecata minuta. He convivido con un herpes en media cara, eso sí que es un incordio.

El otro día me hice fotos con el móvil recién salida de la ducha, con todo el pelo mojado para que se viera cómo es el efecto, pero como me lo han robado, pues nada. Que disfruten de mis calvas en primerísimo primer plano si vuelcan los datos de la tarjeta con un micro USB. Aunque he bloqueado el IMEI así que puede que ni eso.

Como os iba diciendo arriba, han pasado ya dos semanas, y está bastante sujeto a excepción de media trenza que se me ha soltado por delante. ¿Por qué? Porque me ha crecido el pelo del frontal exactamente el doble que el de atrás. Tela marinera.

Hacer un reajuste cada 2 semanas, pues NO es operativo. Así que me lo he reforzado con cinco anillas, y he de reconocer que eso sí ha dolido. He estado como dos minutos con cara de Fary comiendo limones. Ahora ya no noto nada de nada. Bueno, sí, la maravillosa sensación de microlifting y levantamiento de cejas, ¡qué tirantez más gustosa! ¡Qué ahorro en bótox!

Dentro de dos semanas me toca hacer el reajuste completo, y ya podré hacer una evaluación exhaustiva de daños si es que los hay, documentada con fotos del antes y del después.

Sigo en mis trece de llevarlo al menos dos meses más cosido, porque desde mi experiencia personal, me resulta comodísimo. Luego ya lo cambiaré por otro parcial de clips hecho con pelo ruso. Por supuesto, un método mal reajustado durante años puede hacer estragos irreversibles.
No obstante, tampoco creo que un sistema BIEN reajustado sea sano más de seis meses sin hacer ningún descanso :)   Y ahora, sin más dilación, fotos:

Antes del anillado:


Lo llevo así, con el pelo un poco hacia adelante para disimular que la trenza se ha desplazado, o si acaso puedo ponerle una horquilla y estupendo:



Tras el anillado:
 


Tras el anillado sin flash (es paradójico que se vea mejor sin flash): 








jueves, 6 de febrero de 2014

Sistema de integración capilar con reajuste: cómo lavar el pelo

¡Hola!

Ya han pasado 10 días desde que lo llevo cosido, y la verdad es que no me está yendo nada mal. La primera vez que  lo lavé, el fantasma de la dermatitis recorría la mampara de la ducha. Pero nada de eso. De hecho, cuando me sucedió con las extensiones, se me extendió incluso por la frente. Menos mal que logré curarla antes de tener que retirarlas. Esta vez ni dermatitis, ni dolor ni picores ni tensión ni nada de nada.

¿Cómo fue el proceso de lavarme el pelo por primera vez? Pues un berenjenal. ¿Por qué? Porque me olvidé de que lo llevaba puesto. Como mi cuero cabelludo ya estaba lo suficientemente estirado, tanto el dolor como la molestia ha sido mínimo. Esperé 4 días a lavarme la cabeza. Más no podía por el tema de la grasa en laterales y nuca. La parte de arriba al ser postiza siempre se ve bastante limpio (si acaso el pelo deja de brillar y acaba un poquito apelmazado). Cuando lo llevo de clips al cabo de dos o tres días también se me engrasa. Incluso he tenido que lavarlo hasta 2 veces por semana. ¿Por qué? Pues porque los clips a veces me incordian. Así que me paso el día manoseándome la cabeza para recolocarlos. Después de toquetearme el pelo catorce veces por jornada laboral os aseguro que acaba más grasiento que la freidora del McDonalds.

Así que me metí en la ducha como cuando no llevaba el parcial. Sin desenredar antes ni nada. Y con el agua más caliente que el mismo infierno. Me eché un buen chorrazo de ketoconazol y al lío. Llevaba unos 10 segundos enjabonando mediante enérgicos movimientos circulares cuando me di cuenta de que tenía cosido el reajuste. Y claro, entré en pánico. ¿Por qué?

El pelo estaba despeinado de dormir, el ketoconazol reseca muchísimo las prótesis porque es muy astringente, y encima de todo eso, el agua caliente hace que se repliegue el pelo hacia la base y se cierre abra la cutícula (había escrito cierre por error): las cutículas son como las escamas de un pescado o la corteza de un árbol, si se abren, hinchan o esponja con pelos enredados y en diferentes posiciones, hace efecto velcro y los enredos son legendarios.

Al darme cuenta del error, me aclaré inmediatamente con agua tibia (todo lo tibio que aguanté, o sea que unos 30 grados, soy muy moñas, pero como bien apunta una lectora del blog, es importante que esté por debajo de 20 grados).

Es importante que ante una situación así ¡nunca apliquemos mascarilla o serum por encima! Eso lo empeora porque hace efecto pegamento, y pueden hasta formarse rastas.

Afortunadamente recordé que tenía en el neceser un tangle teezer clon, y salí en pelota picada dejando todo perdido de agua, pegando unos gritos como si me estuvieran matando. Mi novio intentó entrar al baño alertado por los chillidos.

Menos mal que había echado el cerrojo, ¡menuda visión! Parecía Medusa enfurecida, con los ojos inyectados en sangre por los restos de jabón.

En unos minutos y con suma suavidad deshice el lío de la raíz. Fue sencillo porque llevo un parcial virgen remy. Si llega a estar teñido de fábrica no me quiero ni imaginar el percal...

Una vez peinado lo de arriba, sujeté el aplique con una pinza y me lavé bien mis laterales, cuello y coronilla con el keto. Aclaré todo, ahora sí, con agua bien caliente. Apliqué Salerm 21 un par de minutos y volví a enjuagar (para que la cuticula se cierre y "atrape" la mascarilla es necesario aclarar con calor).

Luego tocaba secar, pero no contaba con el retraso por la incidencia de la ducha. Primero me quité la humedad con la toalla y después 15 minutos de secador. Para colmo tenía el coche en el taller y tocaba ir a trabajar en metro, así que no iba muy sobrada de tiempo. Probablemente no era suficiente tiempo y seguro que quedó algo de humedad. No es lo idóneo. No obstante no he tenido secuelas, ni picores ni molestias ni dermatitis. A cualquier otra persona sí le podría pasar.

La segunda vez que me lo he lavado (esta mañana) sí he tomado todas las precauciones, y sí he estado al menos 20 minutos aplicando calor sobre todo insistiendo en la raíz:

¿Cómo se hace bien?
1- Antes de lavar, desenredar a conciencia el pelo.
2- Procurar que el agua no esté ardiendo.
3- Aplicar el champú suavemente, de arriba a abajo, pasando los dedos. El champú ha de ser hidratante, neutro o para cabellos tratados si es teñido.
4- Enjabonar normal los laterales y la nuca, sobre todo con un champú astringente (anti grasa).
5- Un buen truco es cepillar el pelo del parcial una vez enjabonado, poco a poco, sin tironear.
6- Aclarar con agua más bien calentita.
7- Aplicar serum o mascarilla y volver a aclarar con agua caliente.

Así no debería dar problemas. Lo único, cuanto más tiempo pases el secador por la zona frontal (como a 10 cm, no lo pegues a las base) mejor. Así te aseguras de que la humedad residual sea mínima.

Y ahora respecto al peinado. En el capítulo anterior me preocupaba de la costura delantera y de la diferencia de densidad. Recién lavado el pelo está más esponjosito y parece que hay más cantidad, así que se disimula mucho mejor sin necesidad de nanogen (en mi caso). Una cosa es tener el pelo recién lavado y otra estar manipulando y trenzando (estimulando las glándulas sebáceas) 12 horas después de la ducha. Mañana que empezaré a segregar grasa como si no hubiera mañana, ya me echaré fibras capilares.  Hoy por ejemplo lo he recogido con una horquilla para estar más cómoda.

Bueno, ya dejo el rollo y os cuelgo las fotos. En principio mis planes es alternar 3 meses reajuste (hasta abril) y 3 meses con clips. En breve tendré el sistema de pelo ruso (es una pasada de fino), que por cierto refleja ceniza (como mi pelo biológico), y empezaré a utilizarlo con peinetas hasta que para las vacaciones de verano me lo vuelva a trenzar a la cabeza :)

Sin flash (pincha en las fotos para ampliar):



Con flash (en rojo he marcado dónde asoma un punto del frontal, al tener el pelo tan limpio y con babyhairs por la frente, si no agacho la cabeza y me miran de cerca, ni se nota):











Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin