martes, 26 de noviembre de 2013

Qué no hacer cuando montas tu propia empresa: utilizar un CMS open source

Que conste que me ha llevado un año entero aprender a lavar cabezas sin chorrear agua en la cara/ropa a la clienta. Sin embargo, durante una temporada trabajé como project manager en dos consultoras del sector del software, y por este motivo el post está escrito realmente con conocimiento de causa, de verdad de la buena. ¿Qué es ser project manager? A ver, el cargo suena así como que es un trabajo muy muy guay, pero las funciones resumidas básicamente son: coordinar equipos de programación, ser el sparring de los clientes rebotados con el asesor comercial y comerse marrones like a champion (generalmente mal remunerado).

En ese trabajo de gestión, como en todos, si no entiendes de qué va la copla, los desarrolladores te torean con un magisterio tremendo. Así que toca estudiar, reciclarse y dominar el terreno a nivel técnico (majomeno, no olvides que en consultoría el 75% de lo que se vende es humo).

Cuando montas tu propia empresa, si sois dos o más socios, en el momento del reparto de tareas tenéis que definir claramente quién se va a encargar de la presencia institucional en internet, y cómo pensáis posicionar la empresa en buscadores. Esto es esencial hoy en día. No sólo cómo desarrollar la web, sino en la estrategia SEO, SEM y SMO tanto si os interesan como si no os interesan, y justificar la toma de esas decisiones. Ahora bien, si es una empresa unipersonal, la cosa se empieza a poner interesante por la cantidad de cosas que hay que hacer y las 24h escasas que tiene un día.

Por tanto, al iniciar un negocio, como es lógico, siempre vamos a mirar con lupa todos esos gastos.

¿Mi consejo? No os decantéis por un CMS open source si no lo domináis.

En primer lugar, ¿qué es un CMS? Si no sabes lo que es y estás leyendo esto porque necesitas montar una página web, subcontrátala directamente.

Pues un CMS, por ejemplo, son esas herramientas que os permiten en el perfil de Facebook subir las fotos de lo que coméis, de los caffe late del Starbucks, de gatetes dormidos en cajas, de las poses sepsis en el espejo del baño churretoso y, por supuesto, esos derroches de ingenio cuando escribís un estatus estilo "Por fin es viernes". Aplicado a una web o a un comercio electrónico, el CMS es lo que te permite colgar los productos, los textos, las fotos, precios, gestionar los pedidos... "Content Management System".

Hay muchos CMS open source, como por ejemplo Worpdress (el más conocido), Drupal, OsCommerce, Joomla... Ventajas: 100% gratuito, miles y miles de programadores de todo el mundo lo desarrollan y lo mejoran cada día, y por tanto al tener tantas actualizaciones y tantas mentes pensantes trabajando al unísono, son estables, totalmente escalables y más seguros.

¿Inconvenientes? No es como el Facebook. Cualquiera puede tuitear una foto, incluso desde el móvil, en cuestión de segundos. Los CMS de código abierto (open source) requieren un esfuerzo más o menos titánico a la hora de aprender su manejo, sobre todo si la persona no tiene ni siquiera nociones de la materia. No estamos hablando de un blogger sobre mis calvas o mis pelos. Estamos hablando de una web o una tienda corporativa donde hay que mirar con lupa cada banner, cada enlace, configurar cada módulo, tener en cuenta cada detalle. Para que os hagáis una idea: una cagada al configurar los códigos postales puede suponer cientos de euros en ventas no convertidas. Y esto lo ha hecho una ex project manager.

Total, y no es que me las dé de super informática porque entre otras cosas no tengo un título de esa carrera: si ya con una base importante en materia se mete la pata (hasta la ingle), no me quiero imaginar el desquicie de una persona que nunca ha tenido experiencia como administrador o webmaster...  (si eso otro día hablamos del fascinante mundo de los servidores).

 ¿Hay cursos online, webinars y tutoriales en el youtube de estas cosas? Sí, claro. A cholón. También hay vídeos para aprender a cocinar con microondas, ¿te atreves a montar un restaurante?

Moraleja: subcontratad a una empresa especializada o a un freelance con el que también acordéis un fee de soporte técnico (esencial).

1 comentario:

Condesa de Vilches dijo...

Justo estoy viendo el tema de páginas web para mi idea de negocio. Por el momento no quiero vender nada a través de ella (tal vez en el futuro), así que será sencillita a más no poder. Tenía pensado hacérmela en algún sitio gratuito como los que mencionas y comprar el dominio. Por el momento tampoco voy a subir mucha información.

Pero después de leer tu post me queda alguna duda. Lo pensaré.

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin