sábado, 9 de noviembre de 2013

La impotencia de Pablo y la atención psiquiátrica a personas con autismo

Una muy buena amiga me ha pedido que comparta esta historia en el blog para maximizar su difusión, así que allá va:


La historia de Pablo



La patología de Pablo excedía de lo habitual y muchos aspectos de ella no se pudieron evitar a pesar de los múltiples intentos fallidos desde diferentes abordajes, no obstante, hay en su vida muchos sufrimientos totalmente evitables. Lo que muestro es solo un pequeñísimo ejemplo de alguno de ellos. No es mi intención dar una visión simplista de la gravísima patología de Pablo, ni, mucho menos aún, culpabilizar a nadie de la tragedia pero SI creo que debemos replantearnos cambios importantes para individualizar las condiciones de estas personas y mejorar su calidad de vida.

Hay mucho por lo que luchar y debemos hacerlo juntos. Pablo tiene mucho que contar y yo ahora voy a ser su voz. Ahora, en el inicio del duelo, no estoy en condiciones, razón por la que solo presento lo que ya estaba elaborado de hace años, pero mi intención es seguir luchando con fuerza para evitar sufrimientos totalmente evitables. A menudo tan sólo un mínimo de receptividad, sensibilidad y sentido común, son suficientes. A veces solo un pequeño detalle puede aliviar mucho sufrimiento y evitar problemas derivados.

La resignación, la prepotencia, la ignorancia, la rutina, la comodidad, la falta de valor, la uniformidad... no son buenos compañeros ante la excepcionalidad y en sanidad, máxime en psiquiatría, cada usuario deber ser excepcional. Por el contrario la sensibilidad, receptividad, implicación y superación profesional, valentía, humildad…son óptimos acompañantes.

 Apoyémonos en estos compañeros para el buen hacer profesional.El vídeo que adjunto creo que puede ser de utilidad.  Es un testimonio vivencial, y procesual, que debe invitar a la reflexión y facilitar líneas futuras de investigación y lucha conjunta. Mi empeño ahora es ayudar a los hijos de otras madres y padres para evitarles el sufrimiento que tuvo que soportar Pablo.

A mi hijo ya no podemos ayudarle pero a los demás si. Pido, por favor, que luchemos juntos por y para ellos. A partir de este momento me pongo a disposición de las personas, profesionales y familias que puedan colaborar en esta lucha conjunta.

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin