sábado, 26 de enero de 2013

Teñir de rubio ceniza una peluca o parcial con base castaña (caso de éxito II)

Cada jornada de trabajo en Free Style es una aventura. Ya partía de una buena base (no he estudiado posticería, todo lo que sé se debe a mi experiencia), pero me queda mucha técnica por aprender, y sobre todo, por descubrir.

Hace un par de días me contactó una nueva cliente. Me explicó que ella se tiñe de rubio, y necesitaba un parcial muy clarito. Le informé de que en stock sólo dispongo de cabello virgen (3 tonos), pero si ella quería bastaba con hacer un pedido customizado. El problema es que dentro de nada empieza febrero (vacaciones de Año Nuevo Chino), y básicamente allí sucede como agosto en España: las fábricas están cerradas como mínimo durante dos semanas. Yo ya tenía cerrada y agendada la producción desde primeros de enero.

 La opción de esperar a marzo y recibir el parcial en su domicilio unas semanas después, en abril, quedó descartada ya que lo necesita ahora. Mi propuesta fue, a partir de un parcial castaño virgen, teñirlo a su gusto. Pero con una diferencia brutal. En fábrica el cabello oscuro se decolora a blanco y se retiñe del tono elegido (#9, un ceniza). Desde la tienda, en Madrid, partíamos de un 3 y teníamos que llegar lo más parecido al 9. Pero con una dificultad añadida: nada de aplicar decolorante en la raíz, por mucha gomina que se aplique, la exposición del silk a oxigenada 40% durante 30 minutos
lo pelaría literalmente.

Por lo tanto, el reto era aclararlo 6 tonos. El 3 es un castaño un poco cobrizo, por lo que oxida a dorado. Empezamos los preparativos anoche. Además de sus 14 horas de rigor en el "gominadero", primero lo sometimos a un superaclarante 12 durante 40 minutos, envuelto en papel de aluminio. Siempre hablo de la gama Wella profesional, el resutaldo depende también de la calidad de los cosméticos que se utilicen.

Una vez lavado, mascarilla y secado, valoramos tanto bajo luz artificial como natural el tono. Se trataba de un luminoso rubio dorado, pero, aunque a mí me gustara, eso no era lo que me había pedido la cliente.

Así que pasamos a la fase dos del proyecto: reflejos tricotados en platino en toda la pieza. Muy finos, pero mucha cantidad, a 1cm de la tela. 

En este caso sí utilizamos decoloración 40, aluminio y aplicamos calor con un secador de mano. Supervisamos cómo van subiendo las mechas en cada partición, para que el resultado sea lo más óptimo e igualado posible.

Afortunadamente las mechas suben bien, porque partimos de una base virgen de buena calidad. Cuando tratas de hacer mechas en un parcial o peluca previamente decolorado + teñido de fábrica, es muchísimo más complicado si se trata de pelo indian como es el caso (fino como el caucáusico). Por el contrario, el pelo chino procesado aka "europeo" es tan grueso que aguanta carros y carretas...

Y una vez lavado el cabello por segunda vez, aplicamos un baño de color tono sobre tono, ceniza, para emulsionar las mechas y matizar el conjunto. En definitiva: matar el tono rubio dorado en la medida de lo posible. ¿El resultado? A mi juicio, bastante natural:

Partimos de #3 virgen (izquierda) a un rubio claro ceniza (dcha)
Color vibrante rubio dorado + ceniza



La raíz ha quedado más oscura, aportando naturalidad (el manchurrón negro es mi sombra).

2 comentarios:

susymarco dijo...

Madre mía si es que hacéis maravillas.

Blog de Alopecia Femenina dijo...

gracias! se hace lo que se puede!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin