jueves, 16 de agosto de 2012

La alopecia femenina desde el prisma de la medicina alternativa

Últimamente me ha dado por la Filosofía Oriental. Supongo que a media que me voy fundiendo los ahorros mi esperanza se disipa y tengo que tener fe en algo que no sea un anclaje material a la vida.  Aprovecho para recordar que estuve yendo a un naturópata-homeópata hará unos 3 años. Podéis leer la historia aquí. Si bien es cierto que los tratamientos eran bastante caros y en mi caso inefectivos para el pelo, es verdad que su diagnóstico fue el más certero (simplemente analizando tres gotas de sangre periférica y tomándome el pulso) que el de todos los médicos especialistas a los que he visitado durante muchos años, dejándome mucha más pasta.

Pero la Medicina Tradicional China / Taoísmo / Acupuntura Tibetana / Ayurveda es una cosa que reconozco fascinante...

El libro del Emperador Amarillo (2.600 a.C. aunque algunos historiadores lo datan en el año 400 a.C.) es un manual de acupuntura dictado por el médico del emperador, que se llamaba Qi Bo, a unos escribas. Supuestamente lo hizo bajo coacción y por eso está plagado de errores, como una especie de autosabotaje. Este libro sí explica que el pelo de la cabeza está regulado por los riñones, y esto ha sido corroborado por otros manuales.  Los riñones también representan la reproducción, la gran familia. Una joven con pelo suave, brillante y abundante significaba que tenía los ovarios sanos y que sería madre con facilidad. Ahora, con la medicina moderna, sabemos que el mal metabolismo de la insulina produce el SOP, el SOP estimula la producción de andrógenos e infesta de quistes los ovarios con resultado de infertilidad. ¿Síntomas? Generalmente alopecia femenina, y otros signos de androgenismo como exceso de vello corporal, acumulación de grasa abdominal y acné. Dudo que en esa época hubiera sobrepeso, sin televisión y sin un Mcdonald en cada esquina.

En la medicina China también se tiene en cuenta el bazo/páncreas (insulina) como uno de los 5 órganos vitales (corazón, pulmón, hígado, bazo/páncreas, riñones), pero no existe un eje definido bazo-páncreas-riñón, al menos que yo sepa. En la rueda de los elementos la relación patógena entre estos órganos es de abuela (bazo/páncreas) nieto (riñón) en lugar de madre-hijo (que eso sí es tratable mediante los meridianos). Son conceptos un tanto surrealistas para nuestra idea de medicina alopática. Pero si se estudian en profundidad empiezan a cobrar sentido.

 La medicina China trabajaba con energías: la resonancia del Qi (que es la esencia de las cosas, tanto de una piedra como de una manzana), observaban y estudiaban exclusivamente los cuerpos vivos (nada de autopsias), y su finalidad era conseguir que el organismo funcionara de manera armónica, efectiva y coordinada, para que no se produjeran relaciones patógenas entre sus órganos (que unos trabajaran más que otros y se desequilibrara el Qi provocando enfermedades).

 La medicina occidental va al síntoma y ningunea el cuerpo: con pastillas químicas se suplen funciones que deberían realizar los órganos por sí mismos. Y así pasan los años con una calidad de vida ficticia, y con muchos efectos colaterales (las pastillas de la próstata fastidian el hígado, los antiinflamatorios del reúma carcomen los huesos etc...).

Al final cumplir 90 años es una tortura bajo estas condiciones de vida: dolores constantes, enfermedades crónicas, sin movilidad, sin control de los esfínteres, sin pleno uso de las facultades mentales, aislados de toda participación social... Es mejor morirse antes (yo lo veo así).

La alopática occidental es la mejor medicina de emergencia. Se desarrolló mucho "gracias" a las guerras, las epidemias y las hambrunas: traumatismos, amputaciones, gangrena, peste... Los chamanes asiáticos eran nómadas, sus conocimientos en medicina y anatomía se transmitían de forma oral, y las energías con las que trabajaban eran realmente sutiles. También es cierto que  abadonaban a los enfermos, para que en la tribu se reprodujeran sólo los más fuertes y los más resistentes a enfermedades. ¿La esperanza de vida en esa época? Pues he leído que unos 68 años pero me parece una cifra realmente exagerada. Aunque no lo es tanto si es consecuencia de la eugenesia en una época próspera sin guerras y sin hambrunas.

Las dinastías chinas se pasaron cientos de años beligerando en el momento que las tribus se asentaron formando grandes civilizaciones. Pero alrededor del año 600 a.C. se traquilizó la cosa y volvieron a la filosofía del 5.000 aC, como una especie de Renacimiento Oriental. Es en esta época en la que se escribieron grandes obras como el Tao Te King. Según Wikipedia: en sus 81 capítulos, a través de diversos aforismos de estética poética, el autor define la sabiduría práctica, da consejo a los gobernantes, e incluso parece adentrarse en los misterios alquímicos que confieren la inmortalidad. 

Personalmente me he sentido más fascinada con "El Arte de la Guerra" de Sun Tzu, pero es estrategia militar que puede aplicarse a las grandes corporaciones de hoy en día, otro rollo. "El libro del Camino" (Tao Te King) todavía no lo he estudiado con tanto interés. Lo haré durante las vacaciones. Si no me da por leer otra cosa.

Bueno, sin desviarnos más del tema con datos históricos: los chinos ya habían relacionado salud capilar femenina con salud de ovarios y fertilidad. Hace más de 2.000 años de eso, no creo que en aquel entonces la alimentación fuera tan sana y variada (por disponibiliad de alimentos) como ahora. ¿Por qué hay médicos alopáticos que ejercen en la actualidad y se empeñan en hablarnos del estrés y de las vitaminas? ¿Por qué seguimos cayendo como moscas en timos de la estampita de la mano de Svenson y sucedáneos que se empeñan en eso mismo? 2.000 años les llevan la contraria pero siguen erre que erre.

¿Y el tratamiento? Pues de traca. Depende del acupuntor. Si tiene amplios conocimientos en bioquímica y anatomía, probablemente se centre en lo que podría ser el eje bazo-páncreas y riñones (aunque no he encontrado documentación de ese tratamiento al respecto, pero probablemente sí exista). El punto de influencia es el R3 (R de riñón), cerca del tobillo. Supuestamente el que estimula el pelo de la cabeza. Es un pelín doloroso, pero no creo que se pierda mucho por probar.

Si no tiene mucha idea del proceso degenerativo de la alopecia desde el punto de vista científico, que ya está demostradísimo, optará por lo que me propusieron hace algunos años: generar laceraciones en el cuero cabelludo para que el hígado envíe nutrientes a reparar las pequeñas heridas, y ya de paso, irrigar y nutrir mejor esa zona del cuerpo. A consecuencia del "sobreesfuerzo" saldrá pelo nuevo y se fortificará el existente. Una chorrada como una catedral. El cuerpo enviará plaquetas y sustancias cicatrizantes, eso está claro. Pero en esa misma puñetera sangre también circulan los andrógenos y la DHT. Adiós al pelito. Si además las cicatrices coinciden con folículos, eso ya se queda yermo al cerrar. Ni se os ocurra dejar que os lancetéen la cabeza con el martillo de siete puntas por muy chino, tibetano o ayurvédico que sea.

Las consultas de acupuntura también se caracterizan por empezar la sesión sometiendo al paciente a una prospección en frío. Es decir: comienzan haciendo preguntas muy generales: ¿Tienes estrés? ¿te preocupan mucho las cosas? ¿duermes bien ? ¿tienes digestiones pesadas? ¿tus hijos te dan guerra? En función de las respuestas, se formulan otras preguntas más concretas para conocer el detalle. Al final se sale de la consulta con la sensación de que conocían todos tus problemas de antemano, pero en realidad es el paciente el que dispone de toda la información respondiendo como un corderito sumiso. Suele ser así. Aunque personalmente mi experiencia en Isaodyt fue mucho más mística. No tuve que hablar casi nada, fue el médico el que me estuvo dando información al interpretar los análisis de sangre según me senté frente a su escritorio. Acertó en un alto porcentaje antes de que yo tuviera oportunidad de abrir mi impertinente boquita. Curioso. Luego es verdad que comenzó el cuestionario, supongo que para afinar algunas cosillas.

¿Mi opinión respecto a la homeopatía? Probablemente tenga el mismo efecto psicológico que ir a misa, comulgar, y volver a casa con la conciencia tranquila de haber limpiado los pecados. No existe ninguna molécula de principio activo en las cápsulas. No se encontraría nada si se analizara con un microscopio potente. Lo que tratan de conservar tras las disoluciones es el "Qi", es decir, la "energía" o la "resonancia" de la sustancia que hayan usado, generalmente venenos como arsénico o el mercurio. No conozco los detalles técnicos, pero creo que una gota de veneno se agita en una disolución alcohólica de un litro, y después se toma una gota resultante de esa dilución, y se vuelve a agitar en las mismas proporciones dentro de otro litro de "nada", y así unas cinco veces.

Podéis tragaros todo el frasco de bolitas sin preocuparos de sufrir una intoxicación. No hay ni rastro de esos químicos. Colocar una perla bajo la lengua con la misma mente abierta que aceptar "el cuerpo de Cristo" en una oblea de harina ácima tiene el mismo efecto terapéutico. Placebo. Susto ancestral que decían los tibetanos. Susto para el bolsillo, más bien.









 








3 comentarios:

Anónimo dijo...


Hola!

Interesante la entrada. Siempre me ha llamado la atención el efecto placebo, los estudios que revelan los efectos que tienen sobre la gente que tiene voluntad de sanar con un medicamento que no le hace ni cosquillas y termina mejorando anímica y hasta físicamente. Pienso entonces en la meditación, ¿no es acaso el dominio mental la forma de generar un efecto placebo? Aunado a esto, hace un rato escuchaba a un extraordinario hombre de letras mexicanas recién fallecido, y por casulalidad me encontré un video en el que habla de homeopatía y señala que sólo con los famosos chochitos homeopáticos pudo contra unas extrañas machas rojas en la piel que la alopatía no pudo combatir. Yo misma tomo chochitos de Ignatia Amara para aminorar la depresión y no sé, a veces me siento como Dumbo con la pluma mágica. En fin... Saludos!

Anónimo dijo...

Hola guapa! Te sigo desde hace la tira de tiempo, desde que se que tengo alopecia androgenetica!
Prové una buenisima acupuntura para intentar quedarme embarazada y la maldita alopecia androgenetica, y al cabo de un mes me quedé embarazada! Asi que en cuanto al pelo no puedo saber si funcionó aunque si me dieron unas cápsulas de medicina tradicional china que quizá debería seguir tomando ahora que ya he dado luz a mi hijo de 1 mes y medio.
Por otra parte ahora vendrá la caída de pelo post parto así que no se que va a pasar, y ya empiezo a notar ese maldito picor en la parte frontal de la cabeza. Te sigo guapa! Animo que vamos a conseguirlo ya verás!!! Un besazo de una admiradora! Cristina

ÁGApe dijo...

@anónimo: es cierto lo que dices. El efecto placebo produce endorfinas, al igual que la acupuntura. Y el poder de la mente sigue siendo un misterio a día de hoy, aunque también pueda engañarse. Leí un artículo fascinante sobre una chica con amputación en una mano que sufría de dolores por el "miembro fantasma". No lo solucionaron con analgésicos, sino con un ¡espejo! colocado estratégicamente para que el cerebro viera dos manos en lugar de una. El dolor mitigó mucho. HAy un punto de acupuntura localizado en el pie que supuestamente hace el mismo efecto, lo llaman el espejo. Curioso. Por cierto me intriga mucho a qué te refieres con chochitos jajaj, en España digamos que el término chochito es un poco "diferente" ejjeje. Abrazos.

@Cristina. Enhorabuena por el bebé. Me interesa mucho tu caso, si te apetece puedes enviarme un email a agape_capilar@hotmail.com. Hace relativamente poco tiempo vino una pareja intentando tener hijos pero les trató un compañero, y me parece que utilizó el meridiano del riñón (¿te pincharon en el abdomen con muchas agujas?). No estoy siguiendo ese caso así que no sé si la chica está ya embarazada o si no ha funcionado. Sobre la acupuntura en embarazadas yo lo tengo terminantemente prohibido pero sí es verdad que el tratamiento para dar la vuelta al bebé si no está encajado en las últimas semanas de embarazo es inocuo y efectivo en más de un 60% de los casos.
También hay técnicas de acupuntura para la analgesia en el parto, pero por la colocación de las agujas la madre no tendría libertad absoluta de postura y movimientos, eso puede desencadenar estrés y estacionar el proceso. Sobre el efluvio postparto, la inmensa mayoría se acaba recuperando aunque se tarda mucho más de lo normal. No obstante puedes utilizar nanogen o similares. ES maquillaje capilar, no interacciona con la lactancia. abrazos

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin