jueves, 5 de julio de 2012

Día 3 Dukan. Fase ataque. 18 days to go

Estimadas,

Estoy redactando la entrada de ayer, que no me dio tiempo. En realidad anduve todo el día fuera de casa trabajando y ya por la tarde no me dio la real gana de actualizar el blog.

Bueno, no lo he documentado todo con total rigurosidad, pero sí que puedo contarlo con más señales que pelos.

Desayuno. Me levanté sin hambre. No recuerdo si llegué a tomar un café en casa o solo agua. La verdad es que quizá desayuné un yogur 0%. Vamos que ni idea. Eso sí, dos horas más tarde desayuné con mi novio en un bar, café con leche entera y sacarina. Se me olvidó pedir leche desnatada. Era una tasca del centro, muy castiza, dudo que hubiera alternativa de todas maneras.

Media mañana: después de resolver unas cosas, estuve de tapeo también con mi novio. Ni yo misma podría imaginar que fuera capaz de beber dos coca colas light en lugar de cerveza. De terraceo sin cerveza. Es como un jardín sin flores. Inclusive pedí un montadito de salmón ahumado, ¡y guardé el pan para comerme sólo lo de dentro! Lo tengo en casa congelado hasta nueva orden, o sea, si acaso septiembre.

Comida: pequé. Creo que tanto esfuerzo en la mañana me hizo flaquear a la tarde. Comí una platusa al horno, con vino. Muy buena. No es que me bebiera una copa de vino, que falta me hace, sino que la receta es así y el alcohol se evapora en el horno. El "pecado" fue comer dos banderillas para acabar el tarro. No más de 30 kcal en total, llevaban un trozo pequeño de pepinillo, una cebolleta, una aceituna, un trocito de pimiento rojo y un poco de guindilla cada una. Tampoco ha sido tan grave. Este sentimiento de culpa es bastante habitual entre las dukanianas. Pero luego echas la vista atrás y ni en las dietas más restrictivas de nutricionista podría considerarse una falta. La promesa de perder hasta 3kg en cuatro días nos nubla el juicio. Y ya veremos si es verdad, que lo dudo.
De postre café con leche. Ayer me puse tibia a cafeína. Beber tanta agua me baja la tensión, y eso me da la sensación de estar agotada aunque haya dormido 10 horas.

Merienda: me la salté porque estuve fuera haciendo recados. Ya sé que hice mal, pero me había bebido una lata de coca cola light sin cafeína para refrescarme, y es que las burbujas me quitan el hambre.

Cena: he de decir que iba con claras intenciones de pecar antes de la cena,: de tomarme una cerveza 0.0% en una terraza, pues hacía muy buena noche y daba gusto pasear por el parque. Afortunadamente yo no llevaba bolso y mi novio se olvidó la cartera en casa así que volvimos con el estómago vacío. Otra vez me embargó el sentimiento de culpa por la tentación. Y sólo llevaba 3 días, cuando termine crucero y consolidación me habré vuelto fanática o algo así. Aunque bien es cierto que nunca he sido emocionalmente muy estable. Cené dos tarrinas de queso fresco 0%.

Pues ese fue mi tercer día a PP. Ya no tenía dolor de cabeza ni pasé nada de hambre.

No hay comentarios:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin