viernes, 9 de septiembre de 2011

Prótesis capilares: ¿podré bañarme en la playa?

Estimada Borah,

Permíteme que te dedique una nueva entrada de este blog. Aunque tu comentario haya dado pie a esta "epístola", va dedicada a todas vosotras, mis queridas lectoras.

Vosotras que vivís alienadas, acongojadas y en definitiva amargadas frente al espejo varias veces cada día, con innumerables botes de espuma, laca extra fuerte, decenas de horquillas, gomas o pinzas que se amontonan en la repisa del lavabo; por no hablar de todos los frascos de champú: extra volúmen, antigrasa, anticaída, fortificante... que decoran el quicio de la bañera, o la colección de espejitos plegables que lleváis, uno en cada bolso, para comprobar que el peinado -o bien obra de ingeniería- se mantiene hora tras hora que permanecéis fuera de casa.  Os pasáis el día con esa mierda rondando vuestra cabeza, y no me refiero precisamente a los cuatro pelos indomables...

He vivido bajo ese yugo muchos años. No me burlo de vosotras. Ahora lo recuerdo y no siento pena ni compasión. Simplemente me estresa. Me pone nerviosa el mero hecho de pensar en ello, de revivir por unos segundos la situación de ansiedad contínua. ¿Y si se ha movido el mechón que tapa, estratégicamente, el clareo de la coronilla? ¿Y si se me ha abierto la raya? ¿Y si un compromiso social me obliga a sentarme bajo un halógeno? ¿Y si no he distribuido bien el nanogen y parece que me han espolvoreado hollín?

Mierda. Mierda y más mierda. Llega el verano. Transpiro en exceso por la cabeza. Sudo más que Camacho en una sauna. ¿Piscina? ¿Playa? ¿Cómo voy, ni siquiera, a imaginarme nadando y buceando otra vez? Como cuando era pequeña y veraneaba con mis primos en Gandía. Con manguitos rojos y haciendo snorkel en una poza. Ja.

Tardé más de un año en decidirme a usar un parcial con clips (y dos en afeitarme la cabeza, cosa que tendría que haber hecho en 2009).

Meses más tarde, me cansé de la pieza de clips y me cosí extensiones por toda la cabeza, el invento del siglo, si no fuera porque no te da mucha versatilidad en el peinado (no puedes hacerte raya) y como es obvio, se nota que llevas extensiones. Aprovechad ahora que está de moda ponérselas: actrices de cine, presentadoras de televisión, cantantes...  Nadie se cuestionará nada.

¿Qué creéis que estaba deseando hacer nada más me cosí las extensiones sew in? ¿Salir a una discoteca a tomar una copa y lucir pelazo? ¿Conducir un descapotable con la melena al viento? ¿Moldear con planchas los larguísimos mechones y aparecer en la oficina peinada en bucles, como las divas de los años 40?

No. Lo único que quería era meterme debajo de la ducha, mojarme completamente la cabeza y mirarme. El espejo devolvió la imagen de una mujer con una cabellera abundante, oscurecida y brillante por el agua. Los mechones, ondulados por la humedad, goteaban y se pegaban a los hombros. También escurrían por el pecho y la espalda. La imagen de una mujer absolutamente normal, recién salida de la ducha. O de la piscina. O del mar.

Al igual que con las extensiones sew in, con la pieza que compré en Sinowigs me he bañado, he buceado, he tomado el sol y francamente, nadie me ha mirado con cara rara. No me han preguntado por qué mi pelo es abundante, o por qué nado con una coleta en vez de dejarlo simplemente suelto. Por qué lo desenredo inmediatamente al salir del agua, o por qué lo sujeto con pinzas o lo trenzo para que no me moleste al tomar el sol, como hacen tantas chicas "normales" en verano.

Nadie se percata de  eso. Pero sí existe un imán invisible, un reclamo que llama la atención por la escasez capilar femenina y los cueros cabelludos que brillan al sol. La gente se fija en eso porque da morbo. Un simple experimento sociológico y cultural que podéis comprobar en vuestras propias carnes: despertaréis más curiosidad por defecto que por exceso.

Una chica con buen pelo no despierta el interés morboso o compasivo de nadie. Si acaso miradas de hombres, y, por qué no, de otras mujeres que sientan atracción por una melena cuidada y bonita. Envidia también.

El cabello es un distintivo que evoca feminidad, sensualidad e incluso sexualidad desde tiempos inmemoriales, ¿por qué creéis que el Islam todavía lo oculta bajo pañuelos o nuestras abuelas iban a misa tocadas por un velo negro?

Dejad de echar balones fuera. De indecisión. De ponerle pegas o de inventarlas si no las encontráis. De revolcaros en la cochiquera autocompasiva, de regodearos en vuestra desgracia. En una palabra: autosabotaje.

No, no es engañéis. No es la alopecia. El problema está en vosotras: sois vuestras peores enemigas.


----------------


Ps. Por el cloro y el salitre, la pieza de Sinowigs (de pésima calidad, ojo, incluso nueva) se ha quedado hecha un estropajo. Pero bueno, eso ya es otra historia...

13 comentarios:

Marian dijo...

Hola, sólo quería darte las gracias por tu blog, que he leído entero, y en especial por este post. Cuando la gente me dice que no me preocupe, que nadie se muere por que se le caiga el pelo, no entienden lo que se sufre, porque no lo han vivido. Es genial cuando encuentras a alguien como tú, que sabe de qué habla y lo cuenta con lucidez, sin dramatismos, y hasta con cierta gracia.

Un beso y gracias de nuevo.

ÁGApe dijo...

Gracias a ti.

Noa dijo...

tu blog és una pasada. Hace tiempo que no comento pero siempre te leo y a veces releo antiguos posts. Haces que si algun dia tenga que recorrer a soluciones más drásticas, no lo vea como algo dramático, todo lo contrario.

Anónimo dijo...

Gracias Agape una vez más por mostrar tu realidad que también es la mía. Con este post has dado tanto en la llaga que tenía que decírtelo, el pavor por los halógenos, el autosabotaje diario y la autocompasión que los demás no entienden... Cómo puede ser posible que un problema meramente estético cambie tanto la personalidad y la manera de actuar... Es tan difícil de sobrellevar que es el único reto en mi vida con el que tiro la toalla, qué desesperación!
Gracias por poner palabras a los sentimientos de manera tan divertida y juiciosa (dentro de mi particular batalla de antemano dada por perdida)
Sigues siendo de Juana de Arco

Lady Aga

Nina dijo...

¿Te has afeitado por completo la cabeza? entonces ya no usas prótesis parciales sino pelucas? Estoy hecha un lio. Sigo gastándome dinero en mesoterapia, champú, vitaminas... no sé dónde ir en mi ciudad a por una pieza parcial digna y por internet no sé si encontraré lo que necesito.
Gracias por tu blog, es un apoyo para todas nosotras

Nina dijo...

¿Te has afeitado la cabeza? ¿entonces ya no utilizas piezas parciales sino totales?
Yo sigo gastando mucho dinero en mesoterapia, champú, vitaminas... no me resigno pero, cada vez más, sé que necesito una pieza parcial que me de la libertad de la que tú disfrutas ahora pero en mi ciudad no se donde ir y por internet no me atrevo.
Gracias por tu blog; es un apoyo para todas nosotras.

ÁGApe dijo...

Nina: no. no me he afeitado toda la cabeza, solo el frontal para poder poner el adhesivo. sigo llevando piezas parciales. UNa pieza total es una peluca..
No sé si vives en Madrid, pero hay varios establecimientos en los que puedes toquetear el género antes de comprarlo.. y en Barcelona también, inclusive en Murcia. En otras ciudades lo siento pero no tengo ni idea..

Anónimo dijo...

Ágape, hermoso post, hace tiempo que te leo, por acá en tu blog y en el foro recuperar pelo, y de verdad debo decir que he aprendido mucho de ti, por eso, mil gracias. Aprecio tu fortaleza, tu dedicación al tema y tu pensamiento crítico-irónico jeje. Cada vez que flaqueo, vuelvo a leerte y a levantarme. De nuevo, gracias. Lía

BoRaH dijo...

Hola ÁGApe,
Lo primero gracias por tu atención y por este post, tengo que darte toda la razón. Lo segundo que siento haberte recordado capítulos de tu vida que no querías, supongo que entenderás que buscaba cierta comprensión y bajo ella , un consejo. Aquí están ambas. Creo que has sido un poco dura, pero entiendo que o nos vamos espabilando o seguiremos con miedos y esperanzas imposibles...Mi sueño, aceptarme como soy , sin usar pelucas ni prótesis ni champús ni vitaminas...de verdad que si...de momento, la palabra autosabotaje, no se me olvida, es dolorosa como cuando te dicen "¿por que no haces algo para evitarlo?" como si nosotras fuéramos la causa, pero es cierto que las que más nos compadecemos somos nosotras mismas.Espero que algún día me acepte, de momento, voy de subidón un par de días tras leer el post... =)
y gracias por compartir tus experiencias con nosotras. Eres de muchísima ayuda para todas, doy fe.

Anónimo dijo...

enhorabuena por este post, es increible, leyendote parecia que estabas contando mi historia...

isus82 dijo...

Hola, mi nombre es Susana y a los trece años con el cambio hormonal mi cabello cambio para siempre.Mi mamá intento muchas cosas shampoos, aminoacidos, lociones, etcétera. Y luego a los 15 me di por vencida y empece a usar flequillo y diferentes formas de cortar mi cabello graso y fino con una notoria falta en la frente. Lo que mas me dolio siempre fueron las miradas hacia mi cabeza, odiaba esos momentos porque lo hacian como si yo no lo notara. Con los años lo superé y ya no me siento frustrada con mi cabello aprendí a aceptarme y embellecerme de otras formas, sin embargo se que se nota y es probable que cada vez más. No sé como lo haré en el futuro pero en este momento estoy en paz conmigo misma. Estoy casada tengo 4 hijas y familia y amigos que me aman y no me miran en la cabeza. Ojala aquellas mujeres que pasan por esto como yo sepan que siempre hay una esperanza y mucho esmero de nuestra parte para nuestro cabello porque es algo con lo que nos tendremos que manejar de por vida.

Anónimo dijo...

Pues a mi me ha dado mucha pena cuando lo he leido.. Yo tb quiero poder meterme a la ducha y salir con el pelo abundante mojado como una persona "normal" :"(
Tambien quiero ir a la playa y bañarme y tomar el sol sin que se me achicharre el cuero cabelludo...como cuando era pequeña..y todo era normal

Llevo muchos años luchando por otras cuetiones (ya solucionadas) y ahora esto..no me siento con demasiada fuerza para afrotarlo.

Tu blog sin duda es una ayuda

Muchas gracias

Martika

Anónimo dijo...

Hola!tengo 24 años, hace un año comence con la alopecia...como siempre cuando comienza todos te dicen no te preocupes ya va a pasar, es por los nervios..a mi tambien se me cae el cabello y no me ando quejando como vos...entre otras frases que me arte de escuchar de amigos y familiares!!encima un médico me receto diane 35, hice el tratamiento por 6 mese y recien me mando a hacer los analisis y era obvio que iban a salir normales!!!gaste mis ahorros en esos benditos anális......ahora los tengo que volver a hacer!!..pero todos mis síntomas (problemas mentruales, hirsutismo, acne y alopecia)indican de aqui a la china lo que tengo...porque cuesta tanto que los medicos te diagnostiquen hiperandrogenismo!!!!!!

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin