sábado, 29 de enero de 2011

Dieta baja en hidratos y alopecia femenina

Somos lo que comemos. Eso dice todo el mundo, yo creí que era un tópico. Pues qué equivocada estaba. Estas últimas dos semanas he empezado la dieta baja en hidratos de carbono más gimnasio, con la finalidad de bajar unos cinco kilos de aquí al verano. Eso mantendrá a raya mi exceso de estrógenos.

Paralelamente voy a empezar a tomar 200mg diarios de Diindolilmetano dentro de tres semanas, que es cuando termino para siempre el tratamiento con finasteride. Además del típico multivitamínico de toda la vida y un complemento de taurina (sin olvidarnos de la onagra).

Entonces, aparte del coñazo que es una dieta baja en hidratos, cero azúcar, y mínimo porcentaje de grasa, hay que sumarle que soy vegetariana, y que además, por las dichosas yasminelle y la meretriz que las parió, me han quedado de recuerdo cándidas vaginales que aparecen más o menos durante la ovulación.

Da igual las precauciones que tome de cara a la higiene, ha habido meses horribles pero otros que no ha hecho acto de presencia y no sé por qué.

He probado de todo, óvulos de farmacia, pomada, antifúngicos orales, ácido caprílico, aceite de orégano, lavados con molkosan, aceite de árbol de té (puro fuego), cápsulas de bífidus... al final, he llegado a la conclusión de que lo que las aviva es más alimenticio que otra cosa, basta con eliminar el azúcar y el pan para notar una clara mejoría a corto plazo.

Debido a ese problema, estoy empapándome sobre la alimentación ortomolecular. He pasado de jartarme a base de pizzas a erigirme una wanna be ortoréxica, si es que voy de un extremo a otro...

Aquí tenéis un artículo muy interesante de Cala Cervera sobre cómo lograr equilibrar las hormonas con la dieta. Que en realidad no es una dieta, sino una nueva forma de vida. Crear hábitos saludables y curarse en salud.

Pero, volviendo específicamente a mi alimentación , he tenido que hacer encaje de bolillos, y al final no puedo mantenerme como vegetariana estricta, así que he introducido moluscos un par de veces a la semana. El pescado me da mucho asco, y la verdad, los mejillones y berberechos tampoco son excesivamente filogenéticos. Desde luego es una medida temporal, cuando cumpla mi objetivo, volveré a una dieta estrictamente vegetariana...

Y este es mi día a día en el mundo de la insipidez...

MENÚ A (un día que voy al gimnasio):
Desayuno: zumo natural exprimido de dos naranjas y una zanahoria. Un par de galletas de soja sin sal ni azúcar.
En el trabajo: una cápsula de nespresso con un sobre de sacarina y un poco de leche desnatada.
A media mañana: una barrita de muesli sin azúcar.
Comida: legumbres con verduras y tofu (siempre incluyo brócoli). Las aliño con un par de cucharadas de aceite de oliva y un dedal de vinagre de módena. A veces como también un biscote sin azúcar ni sal.
Merienda: frutos secos o beetawix.
Al llegar a casa (sobre las 20.30): un zumo de dos o tres manzanas recién exprimido.
Cena (21.30 como muy tarde): tortilla francesa con pimiento picante (hecha en el microondas, sin aceite) y una loncha de queso light. Un biscote.
Nada de fruta para cenar.

MENÚ B (si no voy al gimnasio):
Desayuno: zumo natural exprimido de dos naranjas y una zanahoria. Un par de galletas de soja sin sal ni azúcar que no saben a NADA.
En el trabajo: una cápsula de nespresso con un sobre de sacarina y un poco de leche desnatada.
A media mañana: una barrita de muesli sin azúcar.
Comida: verduras y soja (siempre con brócoli).
Merienda: yogur natural o una naranja.
Al llegar a casa (sobre las 19.30): un zumo de dos o tres manzanas recién exprimido.
Cena: berberechos o mejillones al natural con ensalada (aliñada con dos cucharadas de aceite de oliva y vinagre normal, no de módena).

MENÚ PREMIUM (fin de semana).
Desayuno: zumo natural exprimido de dos naranjas y dos tortitas de la dieta Dukan hechas a base de yogur desnatado o queso de Burgos 0%, copos de avena, frutos secos molidos (bayas de gogy, semillas de lino, sésamo, pipas de girasol y calabaza), clara de huevo y edulcorante. Mezclarlo todo en un bol y meterlo un minuto en el microondas a máxima potencia. Después hacer la masa a la plancha, vuelta y vuelta. Deliciosas si las espolvoreas con canela...
Comida: ensalada de lo que pille y algo rico que me motive más, como por ejemplo humus, pollo vegano (me chifla, pero lleva azúcar) o un revuelto de setas. Acompañado de un biscote o de una rebanada de pan bimbo integral sin sal ni azúcar.
Merienda: lo mismo que el desayuno, sólo que para acompañar, un zumo de manzana o una pieza de fruta.
Cena: espárragos trigueros a la plancha con una loncha de queso light, o algo de marisco (¿los berberechos son marisco? Ni idea...).

Por supuesto hay que beberse dos litros de agua al día, y lo peor sin duda: un chupito en ayunas de Molkosan. Sabe a Mordor, pero es lo más sano que hay.

Ya no tengo dolores de estómago, ni mareos, ni me levanto con sensación de resaca (bueno, algún día sí). El problema es que estoy terriblemente estreñida, paradójico, ¿verdad?

Por favor, si hay algún nutricionista en la sala, que se pronuncie. Me interesa una opinión profesional.

domingo, 23 de enero de 2011

Extensiones para disimular alopecia femenina: sew in weave extensions

Haz click aquí para ampliar la foto.

Compañeras de fatigas capilares,

Esta semana se ha marcado un punto de inflexión en mi vida. Creo que puedo darme emocionalmente de alta y además el gustazo de haber recuperado -sólo en apariencia- la melena que gastaba a los quince años.

Después de un año de tribulaciones, en septiembre adquirí mi primera pieza parcial, de pelo natural remy, que se sujetaba con clips y pegamento. Bien es cierto que no era nada espectacular (ni tampoco nada cara), pero mi estado de ánimo empezó a subir como la espuma.

Las semanas se sucedieron entre tirones de clips y manchurrones de pegamento o enredones con cinta de doble cara. Aunque no tardara más de 10 minutos en que la colocación fuera bastante natural, empecé a cogerle manía a mi pequeña "tapa". Todas las noches me la tenía que quitar cual yogur.

Pero mucho antes incluso de mi primera adquisición, descubrí este vídeo y no quedé indiferente. No sabía lo que costaba, ni lo que dolería, pero lo quería para mí. Localicé a la peluquera, pero me disuadió y con razón, pues mi alopecia no era, ni es, tan avanzada. Tres meses después de relación amor-odio con la tapa, no volví a consultárselo... prácticamente lo exigí: "Ene, por favor, necesito que me hagas esto". Dicho y hecho. Soy otra persona.

¿Qué son las sew in weave extension?
Son una técnica de extensiones cosidas. El pelo va oculto y sujeto mediante trenzas africanas, encima se zurcen varias capas de cortina de pelo natural que se solapan y se cierran en una especie de remolino de varias costuras.

¿Duelen?
Sí. No en el momento de hacerlas, pero sí durante los siguientes dos o tres días. Pedid vacaciones en el trabajo porque os va a costar dormir.

¿Cuánto tiempo se pueden llevar?
Como máximo dos meses. Tras ese período hay que cortar las costuras, deshacer las trenzas, lavar bien y volver a empezar. Es un trabajo artesanal que requiere unas 4 horas de peluquería sólo para cubrir la zona frontal. Además, también llevo en la nuca tres piezas de Justino que me dan la largura. Mardito el día que las compré, han pasado dos años muertas de risa en un cajón, y ahora que me da por usarlas descubro que son estropajo puro: una vez se quita el tratamiento químico tras dos o tres lavados, te quedas con un matojo de estopa. Ni el serum de a 20 euros el frasco puede con ellas. En dos meses me las descuelgo y las uso para rellenar un cojín o algo. De hecho en la foto podéis comprobar la diferencia entre las de arriba y las de abajo.
A mediados de febrero, tras el primer mantenimiento, podré reportar si se me ha caído mucho pelo, si me han salido calvas, si se me ha podrido o si simplemente estoy igual, que será lo que suceda.

¿Y la higiene?
Ay amigas, habéis topado con el talón de Aquil
es de las sew extension. No llevo con ellas ni una semana y ya me he dado de bruces con la primera dermatitis de mi vida. Acostumbrada a lavarme el pelo un día sí y otro también además de apañarme con un breve golpe de secador: jamás caigáis en este error, jóvenes padawans.

Cuando se lleva este tipo de postizo integral, no te das cuenta de lo sucio que está tu pelo trenzado, pues las extensiones siempre resplandecen. Debajo puede que haya sapos y culebras, pero encima estás como recién salida de la peluquería para grabar un anuncio de champú. Me las cosieron un martes por la mañana y el jueves me lo lavé sólo por curiosidad, y no porque mi cabeza lo pidiera ya a gritos el miércoles por la noche. Apenas froté entre las costuras y dejé bastante humedad.

La mañana de autos, domingo, no soportaba el picor, lo tenía muy descamado y con algunas heridas. ¿La solución? Aparte de encomendarme a todos los santos para que la carroza no se convirtiera tan pronto en calabaza, ha sido inyectar gel ketoconazol disuelto en agua a cholón. Sí, sí, con una jeringa de uso veterinario, obvio sin aguja. He frotado a conciencia entre las costuras y tras una hora de secado más tarde, estaba como nueva. El picor vuelve, pero con una loción a base de corticoides específica para dermatitis que me han pasado en la farmacia, así, sin receta ni nada (como a mí me gusta), lo llevo bastante bien. Paciencia, que es la madre de la ciencia.

Si queréis más detalles (dónde, cuánto): agape_capilar@hotmail.com

Fotos: plano cenital de la costura y largura.





sábado, 8 de enero de 2011

Dieta y alopecia femenina: living la vida low carb

Estimadas,

Tengo el blog, mi pelo natural y mi dieta excesivamente abandonados. En Navidad he cumplido con los tradicionales compromisos familiares y mi novio se mudó a mi casa, por lo que después del trabajo siempre había algún recado, compra, cena o gestión por hacer... llegaba casi a la hora de dormir y lo que menos me apetecía era darle a la techa para digitalizar mis miserias capilares.

Desde que llevo una pieza de pelo natural, a la que llamo cariñosamente "la tapa", me siento otra persona más optimista, vital, que disfruta del día a día en vez de llorar por las esquinas. Y sé que mi tapa no es nada fuera de serie, no son las pelucas de 2.000 euros que se gasta Beyoncé para estar siempre divina (con dinero y un batallón de estilistas, cualquiera), pero ha sido la llave de la felicidad. Yo lo "receto" mucho.

He leído vuestros últimos comentarios, que por cierto acabo de publicar en el anterior post. Resulta lógico el efecto llamada por haber posteado todos los síntomas de la dominancia de estrógenos así, a bocajarro. Ahora muchas de vosotras estáis agobiadas porque en algún momento de vuestra vida habéis manifestado varios de esos síntomas, pero a veces ni siquiera simultáneamente o de manera crónica... pero lo importante siempre son los análisis de sangre, y si vuestros estrógenos están dentro de los niveles normales no hay nada de qué preocuparse o de qué tener miedo. O sí, ya que tendríais que buscar el origen de la alopecia o del trastorno metabólico en otro problema. De todas maneras una dieta sana y equilibrada no puede hacerle mal a nadie, todo lo contrario.

He encontrado un blog muy divertido que se llama "Livin' la vida low carb", está en inglés pero es un filón. Lo he añadido a las recomendaciones de blogs para vuestro interés y regocijo.
Para acabar, ya que me encuentro de viaje por el norte sin mucho tiempo ni ganas de ahondar y explayarme en lo mismo, estas son mis promesas de año nuevo:

1) Dieta low carb a partir de este lunes día 10 de enero.

2) 40 minutos de gimnasio moderado cuatro días por semana de momento, más tarde reduciré a 3 días por semana durante una hora de ejercicio intenso.

3) En junio tengo que pesar sí o sí cinco kilos menos. Si acaso lo consiguiera en abril, automáticamente dejaría de tomar finasteride.

4) Actualizar el blog una vez por semana, con mis progresos, aventuras y desventuras, además de cierta literatura científica.

5) Retomar el proyecto Capilaria. Mis dotes de "comercial" son bastante penosas, y si bien una tienda me ofreció botes de Osis Dust It gratuitos, en cuanto les pedí compartirlo con todas vosotras desaparecieron sin dejar rastro. Voy a tratar de conseguir alguna promoción de Nanogen, pero no os prometo nada... es realmente complicado que te den freebies en un blog tan polémico como este, que no me caso con nadie. De todas maneras ya se me ha ocurrido algo para ir calentando motores...

6) En breve tengo una grata sorpresa para todas vosotras, voy a cambiar de look, y quiero compartir la experiencia sew in weave extensions en detalle aquí, mantenimiento, resultados, precios, materiales y demás.

Hasta pronto, y no seáis buenas, ¿o acaso nos lo ponen fácil?

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin