sábado, 20 de marzo de 2010

Champú extra volumen hair x de Oriflame

No suelo escribir sobre cosméticos, ya que me parece una pérdida de tiempo, porque no curan. Y lo que mejor aspecto le da a mi malogrado pelo es la henna que cuesta menos de 3 euros en cualquier herbolario. Pero voy a hacer una excepción, porque lo raro es que algo funcione. Que si nutritivos, que si hidratantes, que si fortificantes, que si antiencrespamiento, que si enriquecidos con provitaminas... todo eso está muy bien, pero, tengo alopecia. Tenemos alopecia. Lo que no ayude a disimular los clareos me importa un carajo. Y francamente, si no es con el peine de cardar, laca extra fuerte en cantidades industriales y bastante maña, últimamente no había manera de salir decente a la calle.

Hasta que en el catálogo de rebajas de febrero me topé con este producto:


Estaba al 50% y además, por ser socia, me hacen casi un 20% de descuento adicional, así que me decidí a comprarlo con cierto escepticismo. Cualquier champú de supermercado, a excepción de la línea Deliplus, iba a salir por el mismo precio. El primer día que lo probé, me apresuré a secarme el pelo cabeza abajo, con el secador en modo turbo supersónico, como siempre. Y el resultado fue putapénico. Todo encrespado y la raya marcada como si me hubieran pegado un hachazo en la cabeza.


Lo metí en el armario botiquín y ahí se quedó muerto de risa, hasta que un día, después de varias semanas, se me acabó el ketoconazol y no me quedó más remedio que echar mano del bote blanco y morado. Era una tarde de esas de pantuflas, televisión y manta, por lo que cepillé lo que me queda de melena y a vegetar al sofá. Con la calefacción central a todo trapo (inconvenientes de vivir en un bloque donde la media de edad supera los 60 años) en menos de una hora ya estaba completamente seco, y fue entonces cuando comprobé que así, al dejarlo reposar, secarse poco a poco, el champú había hecho efecto levadura royal y estaban todas las raíces completamente volumizadas.


Conclusión. Funciona, sí, pero a temperatura ambiente, sin prisas y con paciencia.


domingo, 7 de marzo de 2010

Sucesos para-anormales: el extraordinario caso de www.alopeciafemenina.com/es/net/info

Google Adsense me genera unos ingresos de 3 euros mensuales, más o menos. Lo digo abiertamente siguiendo mi política de total transparencia, porque quiero insistir en que soy totalmente independiente de consultas, clínicas, charlatanes, marcas de cosméticos o laboratorios.

Sí, habéis leido bien. Tres euros. Tamaña cifra que había pensado destinar en la compra de un dominio, o dos, para que este nuestro blog no figure bajo la URL cutre de Blogspot. Y ya estaba decidida a adquirir http://www.alopeciafemenina.com/ o bien http://www.alopeciafemenina.es/, cuando cuál sería mi sorpresa al comprobar que ambos dominios (más los homónimos .net e .info) no sólo ya están comprados, sino que además se encuentran en desuso, reservados a algún oscuro interés o simplemente bloqueados para evitar su utilidad. No encontraréis ningún tipo de información sobre el tratamiento de la alopecia femenina, ni siquiera un foro. En esas direcciones no hay nada. Es puro desperdicio.

Entonces hice un "whois" (en lenguaje profano: consultar quién es la persona que lo ha adquirido) y como curiosidad, el propietario de http://www.alopeciafemenina.com/, es un dentista colegiado especializado en odontología estética. ¿Se especializará también en prótesis capilares o habrá desarrollado un pegamento especial para full lace a partir del que se usa con las dentaduras postizas? Desde luego, hay gente para todo.

El propietario de http://www.alopeciafemenina.net/ es una agencia de publicidad (Copernal) que edita la revista "Hoy". Desconozco su periodicidad en los kioscos, de qué va, e incluso su web tampoco está disponible.

http://www.alopeciafemenina.info/ es propiedad de la sociedad Diego y Carballeira SL, empresa especializada en la fabricación de bolsas de tela, de plástico reciclable y fundas para trajes de novia. Definitivamente no debí preparar setas silvestres para cenar.

Pero, la información que realmente nos interesaba era localizar al propietario de http://www.alopeciafemenina.es/, adquirida por el Grupo Mercantis. Entre las empresas de dicho holding destaca una en especial: "CAPILACTIVA". Una especie de laboratorio para "investigación I + D" nacido en colaboración con el instituto Bellido: otro hatajo de charlatanes tipo Svenson que venden ampollas, bálsamos y crecepelos milagrosos por internet. También tienen una clínica en Madrid donde realizan sus "tratamientos". Ahí tenéis la razón de que http://www.alopeciafemenina.es/, por su precisión en las búsquedas de Google, sea un filón para estos buitres carroñeros. No han perdido el tiempo y ahora es suyo.

Me da rabia poner el enlace y generar tráfico a la clínica Bellido, pero me gustaría que fueráis realmente críticas con estas "peluquerías tuneadas como hospitales" y reflexionéis: si el laser o los champús milagrosos hicieran efecto, simplemente no habría calvos en el mundo. Y cada vez somos más. Sobre todo mujeres.

martes, 2 de marzo de 2010

Diane 35 y depresión

Me he obligado, literalmente, a salir de la cama y a arrastrarme hasta el sofá para escribir este post. Cuando he visto que tenía que volver al dormitorio a buscar el cable de la batería del portátil, casi me da un ataque de ansiedad, porque desde hace dos semanas, si no es para quedar con mi novio y languidecer junto a él, llego por la tarde y me meto en la cama. Fin del día.

¿Y qué es lo tan terrible que me ha pasado hace dos semanas como para tener estas ganas locas de pudrirme? Salgo con un chico maraviloso y todo iba sobre ruedas (ya no sé), estoy prosperando en el trabajo y mi puesto tiene bastante proyección, y además, ¡me ha tocado un sorteo! Un cheque regalo de 100€. No está mal.

Pues resulta que hace exactamente dos semanas llevaba una actividad frenética en el curro, pero de buen rollo, me sentía realmente estimulada por los proyectos y tenía mucha proactividad (no estrés, sino entusiasmo). Además, había vuelto a hacer deporte, a ir a bailar, y aprovechaba las tardes para exprimirlas al máximo: quedar con amigas, con mi pareja, hacer compras, pasear... Y los fines de semana, aún mucho más.

Pero ay, amigas, volví a Diane. No soporté el efluvio que me había hecho perder, en apenas 15 días, mis avances con Finasteride durante 5 meses. Y ahora puedo decir que he cometido un error GARRAFAL. De hecho, después de leer este artículo, he llegado a la conclusión de que las últimas dos veces que estuve en tratamiento con esas malditas píldoras, el hecho de no haber experimentado una depresión química me convertía en una afortunada. No pertenezco a una minoría marginal a la que le toca la china y ha de bregar con esta tristeza profunda e inconsolable debido al trasiego hormonal, no soy un caso aislado, qué va, lo raro era lo mío: haber salido de rositas en dos ocasiones. Pero a la tercera, mi cuerpo ha pegado un puñetazo en la mesa y me ha dicho "¡Catacrocker!, se acabó lo que se daba, zorra, ahora te vas a sentir como una mierda, igual que todas las demás, por sabotearme con pastillas cancerígenas".

Estas dos últimas semanas apenas he sonreido, ya no bromeo con mis compañeros de trabajo, un día fui al híper a hacer la compra y me dio un ataque de ansiedad por agorafobia (hacía casi tres años que no me sucedía), no he ido al gimnasio, no he ido a las clases de baile, no he usado el contorno de ojos, no me he depilado, ya no me levanto diez minutos antes para ir bien maquillada a trabajar, no he puesto más que una lavadora, no he planchado, no he limpiado a fondo la casa, no he leído los dos únicos libros que tenía pendientes, me he pegado unos seis atracones de galletas de chocolate (ahora mi apetito es incontrolable, como el de los zombis), tengo terrores nocturnos, ataques de llanto a diario (de los de hipo), estoy terriblemente cansada duerma cinco horas o duerma doce, fantaseo con la idea de morirme ya, y cuando me miro al espejo simplemente me doy asco.

Hace un par de días mi novio me gastó una broma un poco "siniestra". En condiciones normales, habría acabado con agujetas de reír, pero me eché a llorar. Su cara era un poema. Sé que ahora piensa que estoy loca, y posiblemente me dé pasaporte, pero le he explicado más o menos la situación y ha reaccionado bien. Me ha pedido por favor que deje de tomarlas (del pelo no sabe nada, por supuesto, además parto con cierta ventaja, el otro día hacía mucho viento y se le vio el cartón). Gracias, Diane. Gracias por esto y por los dos kilos que he engordado durante las últimas 3 semanas, incluso me da miedo mirarme la cara interna de los muslos. Creo que ya no me cabe más celulitis.

¿Y qué voy a hacer? Estoy en la semana de descanso. Espero recuperar, en los próximos días, un ligero porcentaje de mi anterior estado de ánimo, lo mínimo necesario para no entretenerme pensando en cómo suicidarme y que parezca un accidente (no quiero que mi madre se traumatice).

Me importa un carajo que se me caiga más o menos el pelo (sí es cierto que el efluvio por el efecto rebote ha remitido casi totalmente), es que sólo quiero volver a estar en paz conmigo misma. A ser tan feliz como antes de navidad, una chica independiente, sana, alegre y mucho más optimista. Me costó muchísimo conseguirlo, porque la alopecia siempre ha condicionado mi vida, como una piedrecita peremne en el zapato: me ha forjado un carácter introvertido y una autoestima suspendida en la cuerda floja. He estado muy hundida... cuando perdí a mi pareja de "toda la vida", cuando no tenía trabajo, cuando tenía problemas económicos o familiares... Pero jamás, jamás, JAMÁS de los jamases me había sentido tan MAL, sin una justificación real. Me he convertido en una ciclotímica de manual, y quiero parar esto antes de acabar con trastorno bipolar.

Dentro de cinco días empiezo un blíster de Yasminelle. Si se me cae el pelo más o sigo deprimida, dejaré los ACO definitivamente pase lo que pase, y encargaré una microlínea rubia para este verano. Cambio de look & feel. Me lo merzco, coño. Me lo merezco.

Ps. Huelga decir que la culpa la tienen los médicos. ;-)

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin