sábado, 30 de enero de 2010

Soluciones naturales para el acné. Otro síntoma de androgenismo en la mujer.

Nunca antes me había planteado cómo es vivir con acné. Si es mejor o peor que la alopecia femenina. Dependiendo del grado, claro está. En el caso de quedar estigmatizada con esas cicatrices por toda la cara, entonces podría considerarme afortunada de tener sólo calvicie, que en última instancia se soluciona con una peluca o una prótesis parcial.

Para meternos en situación, según propias palabras de una compañera de trabajo que tiene el cutis repleto y se ha documentado mucho, la causa principal del acné no está en el exceso de sebo facial. De hecho yo, como efecto secundario del Finasteride, parecía que había metido la cara en una freidora, pero apenas me salían 4 granos. Después de tres semanas tomando zinc (300% C.D.R.), lo tengo más que controladísimo.

Todos tenemos una serie de bacterias en la piel que se alimentan de esta grasilla. El problema no está en dichos microorganismos sino en nuestra hipersensibilidad a ellos, al igual que sucede con el folículo piloso y la DHT.

Es decir, a mí ya me pueden untar la cara con manteca a diario, que nunca jamás de los jamases tendré acné, porque mi propio cuerpo es inmune a estos bichitos que causan la infección, inflamación y supuración de los poros de la piel. Y no sólo de la cara, también del escote y de la espalda.

¿Cómo prevenir o terminar con el problema? Pues es complicado. En primer lugar, porque es de carácter genético, aunque en la mayoría de los casos se supera pasada la adolescencia una vez que las hormonas se normalizan. Muchas veces quedan marcas o cicatrices.

Hay dos maneras de tratarse. Por un lado, la higiene con geles y tónicos astringentes, para controlar el nivel de grasa en la superficie de la piel. Es necesario mantener a raya las glándulas sebáceas, y si están sobrestimuladas por un exceso de andrógenos en sangre es harto complicado. Lo ideal es eliminarlas para que así las bacterias mueran de inanición. Aquí entra en juego el fármaco Racután, que produce tal intoxicación por hipervitaminosis A que la gran mayoría de glándulas se atrofian. Esto por supuesto entraña otros riesgos para la salud debido a la toxiciad del retinol en muy altas dosis. Que cada cual haga de su capa un sayo, pero hay que informarse antes al menos. Y entre sus efectos secundarios: alopecia. Recordad que el acné es otro síntoma de androgenismo, y a veces el AGA va de la mano, un AGA que puede permanecer latente hasta que la sobredosis de esta vitamina la desencadene y se cronifique.

Otra opción para secar las glándulas sebáceas de manera irreversible, que además no implica tomar medicación, es el LASER. En general suelen obtenerse muy buenos resultados, pero también conlleva riesgo de quemar tejido adyacente y producir manchas en la piel. La tecnología se ha sofisticado muchísimo, pero no olvidemos que la sombra de la Ley de Murphy es alargada. Sin embargo, podemos meterlo en el saco de los métodos "no invasivos" (pero sí abrasivos) ya que no consiste en tomar pastillas. Económicamente este tratamiento es mucho más caro, aunque podría considerarse una inversión a medio plazo.

Entonces, como es lógico y normal, una niña de 14 años que se mira al espejo y tiene la cara como un mapa, le pide a su madre que le lleve al dermatólogo. Y el dermatólogo le recetará ACO combinado con Racután dependiendo de la gravedad del problema, así, sin mediar palabra. Hala. Ancha es Castilla.

Por eso, quiero solidarizarme con vosotras y os presento un plan "natural" que podría ayudaros considerablemente, aunque, como casi todo lo que merece la pena en esta vida, requiere constancia y disciplina:

En primer lugar, además de mantener una higiene muy escrupulosa, usa aceite puro de árbol de té, porque es un antibiótico bastante fuerte que ataca directamente a las bacterias. Es importante combinarlo con jabones y tónicos astringentes.

Impregna un algodón con apenas unas gotas y aplícalo sobre la zona afectada. Deja que actúe durante horas.

Un par de veces a la semana, puedes ponerte una mascarilla de arcilla roja. Si te ves la piel demasiado tirante y reseca, aplícate gel de aloe vera puro después.

Además de eso, hay que tomar: suplemento de zinc (30mg), que es seborregulador, aceite de onagra, que ayudará a balancear las hormonas (1gr.), y, para completar, 800 microgramos de retinol (C.D.R. de vitamina A), además de seguir una dieta variada y equilibrada, pero evita abusar de azúcares y de las grasas. Recuerda tomar el zinc antes de acostarte, al menos 2 horas después de beber lácteos. Todo esto puedes adquirirlo en cualquier herbolario. No olvidéis que a la hora de maquillaros, la base ha de ser oil free, aunque lo más recomendable sería utilizar polvos, como estos.

Si aún así os recetan ACO y Racután y queréis tomarlo, os recomiendo infusiones de boldo, diente de león y de salvia para ayudar al hígado, pero dadle antes una oportunidad de tres meses a la fitoterapia, mal no hará.

sábado, 23 de enero de 2010

Tiro la toalla II. Vuelvo a diane.

Dentro de exactamente dos semanas. El efecto rebote me ha sorprendido antes de lo que esperaba, y aún no me he recuperado del que sufrí el año pasado, unos tres meses después de dejarlas por primera vez. Me quedé pelada en la coronilla tras la caída masiva que sufrí. Sólo frenó cuando las retomé. No me atreví a seguir hasta el final.
No podía, ni puedo, permitirme el lujo de perde mucho pelo, después de padecer AGA desde hace 10 años. Todos mis esfuerzos y mi fuerza de voluntad durante meses, años... se fue por el sumidero.. y lo mismo está sucediendo ahora. Seis meses con finasteride, y cuando empiezo a notar resultados... sólo se me ocurre dejar Diane... toda la ilusión al carajo.

Aprovecho para mentar a los muertos pisoteaos de los tres médicos que me las recetaron como la solución a mi problema. No sólo me han dado patente de corso para envenenarme cada día con semejante ponzoña (de qué habrá tanto cáncer de mama últimamente?? No será del boom de los anticonceptivos en los años 8o? Por qué los ginecólogos están calladitos como meretrices??), ahora también llevo un grillete de criptonita del que no me puedo librar a no ser que quiera quedarme con cuatro pelos de rata en plena veintena. Y la autoestima, a nivel del mar.

Espero que estos tres individuos se encuentren ahora mismo en Haití, salvando vidas. Pero mucho me temo que seguirán aburguesados, apoltronados en sus escritorios de madera maciza, pasando consulta con bastante mediocridad y cobrando 100 euros por leer el vademécum sin vergüenza torera.

Esto me recuerda al chiste de...

- ¡Por favor! ¿Hay algún médico en la sala?

- ¡Lo siento, soy dermatólogo!

lunes, 4 de enero de 2010

Putas Diane 35, putas revistas del corazón, puto todo

Qué poco dura la alegría en la casa del pobre. Qué contenta estaba con los incipientes resultados del Finasteride, y cómo empezaba a notar el pelo con más cuerpo, más volúmen, en definitiva, más mejor. Hace ya un ciclo que dejé Diane, de hecho noto los primeros síntomas de mi regla natural, aunque eso sí, muy atenuados por el aceite de onagra.

Creí que las píldoras del demonio me darían tregua hasta primavera, que fue cuando padecí su efecto rebote la primera vez que las dejé. Con tres meses más de margen de maniobra para el Proscar, no lo notaría tanto, supuse. Pero parece que esas malditas pastillas de Satán se han enterado de mis planes, y desde hace tres días, el pelo no deja de caer y de caer y de caer. Ahora está lacio, grasiento, sin forma, ralo, me han salido varias espinillas en la cara. ¿Qué voy a hacer? ¿Esperar a ver si pasa? ¿Resignarme a tomar Diane como una maldita condena si no quiero quedarme pelona antes de cumplir 30? Me cago en mi mala suerte.

Otra cosa. Estuve en el dentista. No es que aspire a que tengan una suscripción a la National Geographic o a People, pero es que en la sala de espera sólo había "Cuores". Para las lectoras que no sepan qué es, se trata de una infrarrevista del Grupo Zeta (caído en desgracia por la crisis) en la que publican fotos in fragantis, humillantes o desfavorecidas de las famosas, y se burlan de su manera de vestir, de su celulitis o de casos de alopecia femenina. Ahí es dónde me toca la fibra sensible, mirusté.

Cuando Pe Cruz se pone un vestido que le sienta peor que a un Cristo dos pistolas, tiene remedio. A la próxima llevará un Versacce espectacular (que vale más que todas las nóminas de sus redactoras pedorras juntas) y entonces harán mutis por el foro. Pero cachondearse de los presuntos clareos de la cantante Soraya, por ejemplo, no tiene perdón de Dios. No se imaginan lo que es tener este problema, y deseo que nunca lo sufran. Y digo esto porque quedarse calvas es lo que les faltaba a las pobres "juntaletras" de Cuore. En un número que he estado hojeando salía una foto de grupo de la plantilla, y, madre de deu, la inmensa mayoría de las "periolistas" son feas con avaricia.

Lo que me suponía. Si es que tanta envidia, tanto resentimiento y, en definitiva, tanta maldad, no podía ser gratuita. Enhorabuena, colegas, ya que os erigís expertas fashionistas podéis hacer como Channel y usar el pseudónimo "coco" para firmar las columnas, aunque en diferente contexto, claro.

Lamentablemente no he encontrado en "Google images" la foto en cuestión, pero sí esta, que no tiene desperdicio:

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin