domingo, 27 de diciembre de 2009

¿Cómo hacer que funcionen más rápido los tratamientos para la alopecia femenina?

Queridas amigas,


Después de cinco meses, puedo decir con la boca grande que el Finasteride está empezando a surtir efecto. Veo que empiezo a regenerar pelos en la raya, y son mucho más gordos que los demás. ¿Por qué tan buenos resultados en relativamente poco tiempo? Echo la vista atrás y recuerdo que en apenas seis meses, regeneré un alto porcentaje de pelo también con Minoxidil 5%, el cuerpo reaccionó de maravilla. Lamentablemente, mi dermatólogo me animó a abandonar el tratamiento y se me cayó todo.


Lo único que se me ocurre es la dieta. Recuerdo el caso de una lectora con problemas de alopecia, y según me comentó  acudió a un médico naturista y lo primero que le recomendó fue llevar una dieta totalmente vegana. A los pocos meses pudo reportar mejoría, aunque seamos realistas, los problemas genéticos, genéticos son. Personalmente, a mis 20 años, coincidiendo con la primera vez que me puse en tratamiento dermatológico en serio, seguía una dieta y bajé unos 4/5 kg, además de ir al gimnasio y completarlo con un sinfín de vitaminas y aminoácidos de herbolario.

Soy vegetariana desde hace años. La única proteína de orígen animal que como procede de los huevos ecológicos, y también de algunos lácteos (me chifla el queso), aunque procuro reducir su consumo al mínimo necesario. Parece muy bucólico todo esto, pero NO. Adoro la comida basura: pizzas, patatas fritas, falafel, bollería industrial, galletas, chococrispis, las gominolas y todos los snacks habidos y por haber: ganchitos, nachos, palomitas... Me pongo morada. Y creo sinceramente que soy bulímica desde mi tierna infancia. Siempre que puedo me atiborro, me meto unos atracones de órdago. A veces tengo que vomitar pero no porque me sienta culpable, qué va, sino por puro empacho.

¿Qué ha ocurrido este último mes para que el fármaco haya cogido carrerilla en mi cuerpo? Pues ahora me lo explico: encadené una gripe con una infección de muelas que me provocó casi 40º de fiebre. Y no he dejado de trabajar, porque, en tiempos de crisis y por la responsabilidad que me viene con el cargo, sería imposible pasarme una semana de baja. Menos mal que lo peor coincidió un sábado por la noche (deliraba).

Resumiendo: casi tres semanas alimentándome a base de puré de calabaza, zumitos, arroz cocido y tortilla francesa. Nada de alcohol ni de tabaco. Y como curiosidad, la fiebre alta me produce episodios de hiperactividad, por lo que algún día volví caminando a casa desde el trabajo (casi 3km). Después de toda esta calamidad, con el estómago dado la vuelta a causa de los antibióticos y los ibuprofenos, que habré perdido unos 2 ó 3 kilos en 15 días, es cuando mi pelo está cada vez más sano (incluso hace tres semanas que dejé Diane).

¿Qué quiero decir con esto? Que cuanto más "limpio" esté el cuerpo de toxinas de origen animal, de grasas saturadas, de comida basura, de alcohol, de tabaco, de cafeínas etc... si además haces deporte (en definitiva, llevar una dieta muy sana más actividad) es cuando los fármacos, sean del tipo que sean, actúan mucho mejor. Ahora me explico por qué con 20 años mi respuesta ante el minoxidil fue tan sorprendente (incluso el dermatólogo no daba crédito a mi regeneración), y por qué ahora, cuando he estado como una braga, el Finasteride ha empezado a funcionar. Sólo hace cinco meses que lo tomo, es relativamente pronto. Recordad también que el exceso de azúcar, carbohidratos y café, elevan los niveles de insulina en sangre, y éstos hacen que los ovarios segreguen más andrógenos. Hay mujeres que consiguen regular su ciclo menstrual sólo haciendo dieta.

Por lo tanto, la vida sana, el vegetarianismo y la "ortorexia" son grandes aliados del Proscar, del Minoxidil, de los nutricosméticos... y del Glamour.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Y dale con los dichosos anticonceptivos orales

Que los ginecólogos estén dando la murga con las revisiones, las mamografías y las autoexploraciones, mientras por otro lado extienden recetas de la pildorita del demonio a crías de 15 años por "las molestias de esos días", "unos granitos antiestéticos", "falta de regularidad" o "quiero mantener relacciones sexuales sin preservativo con mi novio el Yónatan", es de juzgado de guardia.

Estoy harta de sufragar campañas de concienciación con mis impuestos, lo que hacen por un lado, lo deshacen por otro. Son como el caballo de Troya.

Doble moralidad infame:

- "Durante estas fiestas, si bebe, no conduzca. Y no se olvide de pasar por las oficinas de la DGT a por su vale descuento para comprar una botella de cava catalán, patrocinado por el Ministerio de Interior". ¿Surrealista? Qué va.

- Oiga, ¿en serio que si tomo las Diane voy a recuperarme de la alopecia?
- Sí, vas a notar una gran mejoría, ¿nunca te han tratado con anovulatorios?
- ¿Y exactamente qué tiene que ver eso con que se me caiga el pelo?
- Es que tienes un problema hormonal. (Que nunca salió reflejado en análisis de sangre, by the way)
- ¿Y no dan cáncer ni otras cosas graves?
- Es que tienes que hacerte revisiones anuales.
- O sea, que las revisiones no son para prevenir el cáncer, son para detectarlo "a tiempo" una vez que se desarrolle...
.... silencio incómodo... y mi madre dándome codazos en la consulta: "¿Qué te crees, que sabes más que el médico?", "Hombre, de fisiología claramente no, pero en un psicotécnico de esos de elige la figurita que sigue en la serie, me lo follo".

Y al final fui gilipollas. Las tomé. Y de verdad, me merezco lo que pasó después. Por boba.

Recientemente Bayer, ese gran laboratorio, ha sacado "YAZ". Aún no me queda muy claro cómo pronunciarlo. Cada comprimido de la tableta contiene 3mg de drospirenona y 0.02 mg de etinilestradiol (exactamente igual que Yasminelle), pero con una diferencia, su principio activo ha sido estabilizado con betadex. Y qué es eso. Pues un antiinflamatorio, por lo del SPM. Que sí, que esa "hinchazón" cuando te va a venir la regla te la quitará, pero la mala follá que se nos pone a muchas, no creo.

También hará lo propio con cualquier otro proceso inflamatorio que se produzca, ya que la píldora no distingue. Cuando el Yónatan se pille los dedos con el maletero del túning y no tengas naproxeno a mano, ofrécele una YAZ, mujer, y verás qué alivio. Una pareja ha de compartir los malos y los buenos momentos. Las tardes de paseo en el Carreful, las noches de vacilar en la discoteca, las de pasión, la posibilidad de que te salga un cáncer...

Ahora bien, los AINES de toda la vida de Dios reducen la propia eficacia del anticonceptivo. Me imagino que habrán metido algún otro químico que lo compense.

Conclusión. Póntelo, pónselo. Y para todo lo demás, aceite de onagra.

domingo, 20 de diciembre de 2009

He dejado Diane -segundo intento-

En un principio pensé en hacer un par de ciclos con Yasminelle, para no cortar el grifo de golpe, pero cuando en la farmacia me cobraron casi 15 euros, pensé: "-Hostia tú, ahora va a resultar que es un artículo de lujo".

Y aquí tengo la cajita, con su precinto, tan rosita y femenina. Hace dos semanas que no me hormono.

Llevaba el blíster olvidado en el bolso. El otro día un amigo, muy guapo pero muy gañán, me pidió un ibuprofeno para el dolor de cabeza, y al rebuscar me topé con la píldora. "-¿Son las del día después?", me pregunta.

-"Pues no, hijo, son las de toda la vida, un comprimido diario, pero lo he dejado, así que si quieres que te crezcan las tetas quédatelas, o cámbiaselas a tu jefe por los ansiolíticos, verás qué risas".

Torció el gesto y se llevó las manos al pecho, como si nunca hubiera visto El Club de la Lucha. Lástima que nadie aprecie mi británico y refinado sentido del humor.

Por lo tanto, dos semanas sin Diane, y retengo líquidos. No sé cómo lo hago, pero se me han puesto los pies como a Frodo Bolson, cuando debería ser al revés.

Sigo con Finasteride 5mg, ya voy a empezar la sexta caja. Y sí, estoy notando más densidad, más volúmen, más cuerpo, la raya ligeramente más pobladita. Me gustaría pensar que es gracias a las pastillas, y no porque me haya crecido en largura y se tape mejor el cartonaje. Lo curioso es que ya no tengo brillos en la cara, ni me ha salido ninguna espinilla.

Sin embargo me da pánico, eso sí, que dentro de cuatro meses se me vuelva a caer a puñados y tenga la cara más grasienta que la freidora del Mc Donald's. ¿Será capaz mi héroe, Super Proscar, de neutralizar su efecto rebote y de combatir el mal?

En fin, que ya os iré informando, pero sospecho que hasta dentro de otras tres cajas no voy a poder daros ningún dato concluyente sobre la efectividad del fármaco.

¡Hasta la victoria siempre!

jueves, 3 de diciembre de 2009

Casi 5 meses con Finasteride 5mg



Bueno. Parece que noto "algo". No sé, como más cuerpo, más volúmen. Pero nada espectacular, no os creáis. El efluvio tras haber dejado Diane causó estragos me temo irrecuperables, y además hace el mismo tiempo que dejé de ponerme minoxidil. También tengo el pelo más largo y me lo puedo cardar más fácilmente.


Me alegra que después de casi 5 meses aún vea al trasluz pelillos en la raya, y eso significa que resisten a pesar de todo (minox).


Posiblemente todo esto sea subjetivo. Desde luego cuando estoy en la semana de descanso, es decir, esperando a que venga la prima de Suiza, me veo el pelo asqueroso. Más lacio, sin volúmen, ralillo... un asquito. Serán las hormonas, que me afectan a la cordura, porque de un día para otro no puede cambiar tanto. Sin embargo otros me veo divina.


¿Efectos secundarios? Me duele el pecho, me ha crecido una copa. Toda una regresión a los 12 años. Qué pinchazos. Estaré en una 95B. No sé si es por el finasteride o por Diane, aunque sospecho que es cosa del Proscar; retomé Diane en junio y si la píldora hincha el busto, se nota durante el primer y segundo ciclo, no al séptimo.


Ni el aceite de onagra me alivia, las tengo duras como piedras y muy tirantes. Si de aquí a dos semanas no noto mejoría, tendré que consultar, muy a mi pesar, con un médico. Aunque a veces es más práctico preguntarle al Dr. Google. Al final, la cuota de Internet va a ser la "iguala" del siglo XXI.


Sigo con bastante grasilla en la zona T. Entre los cuernos que me han puesto durante los últimos dos años, los brillos, y la nariz roja por el frío, cualquier día me enganchan al trineo de Papá Noel.


A veces despunta alguna espinilla en la cara. Son pequeñas. En los muslos sin embargo me han salido bien estupendas.

Por lo demás, mantengo el mismo peso, y la misma mala leche.

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin