viernes, 14 de agosto de 2009

Finasteride, minoxidil y embarazo

Hoy, que he desayunado con la impactante noticia de que Lady Gaga es hermafrodita (cómo se nota que en agosto hay sequía informativa, y que las discográficas ya no saben qué hacer para superar las descargas del emule), no he podido evitar pensar en algunos memorables posts del foro.

En especial este, sobre finasteride y embarazo. Mitiquísimo. Abreviando: el finasteride es un fármaco teratógeno, es decir, produce malformaciones en fetos varones si lo tomas durante la gestación. Feminiza el sexo del bebé y nacería tal que así:

A pesar de la por sí elocuente imagen sobre estas líneas, hay mujeres que se arriesgan. Y hay médicos que, presuntamente, al menos según lo que cuentan las susodichas, aseguran que con esperar sólo UN mes el cuerpo ya está desintoxicadísimo, y puedes ponerte a procrear. Sin comentarios.

A mí, que he nacido en el seno de una familia bastante numerosa (muchísimos primos) y predominantemente femenina en la que todas menos servidora disfrutan de un pelo sano y muy abundante, sólo me faltaría engendrar a un hijo con malformaciones genitales, para continuar con la tradición del "y por qué yo, y por qué yo, y por qué yo". Hay mutaciones, alteraciones cromosómicas y otras desgracias prenatales que son irremediables e imprevisibles, pura estadística, como para encima tentar a la suerte...

En fin, supongo que pensar así es nazi, pero el Gobierno debería tomar cartas en el asunto y exigir un psicotécnico para expedir la licencia de madre y padre. Y sin carnet no se folla. Sin carnet y sin triángulos de señalización, claro. También controles de alcoholemia en la recepción de los hoteles y por supuesto, rádares fotográficos instalados en el cabecero de algunas camas -escogidas al azar por la Dirección General de Sexo- para evitar los excesos de velocidad (eyaculadores precoces).

A colación de esto, y de que he tenido que hacer TRES viajes después del trabajo porque olvidé el teléfono móvil en la ofi, lo cual significa mucho tiempo para meditar -mecida por los traqueteos de la línea 4-, he pensado en qué decisión tomaría antes de quedarme embarazada.

Creo que la opción más lógica sería la siguiente. Abandonar el tratamiento de finasteride, volver a tomar Diane y seguir con el minoxidil durante tres meses. Quitar el minoxidil y continuar tres meses más sólo con ACO. Finalmente dejaría la píldora, me chutaría aceite de onagra en vena y me pondría a ello como una descosida. Pobre de él. Si tengo suerte y logro quedarme antes de que pasen cuatro meses, creo que el impacto sobre el pelo sería mínimo. Bueno, es sólo una teoría, pero considero que tiene cierta lógica. Además, seis meses sí me parece un período de desintoxicación razonable.

Por cierto, ¿y por qué se dice hermafrodita? Porque en la mitología griega Hermafrodito era el hijo de Hermes y Afrodita. La excelsa madre le dejó al cuidado de las ninfas del bosque, y ya sabéis que en esta vida se pega todo (a este la hermosura le venía ya de serie). Con el paso del tiempo, el niño se convirtió en una bella joven. Si queréis leer el mito, aquí.

¿Cómo llamaríamos entonces al fruto de una gran irresponsabilidad, dado nuestro caso? ¿Minoxifinasterita XXYY?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué foto más desagradable...
Menos mal que me he reído mucho al final con la foto del niño, jajajaja.
Desde luego hay que ser más corta que las mangas de un chaleco para quedarse embarazada tomando algo así y sin dejar un tiempo razonable.

PD. Soy la que te mandó un email la semana pasada. Muchas gracias por tu atención y contestarme. Hoy tengo cita con el ginecólogo, ya te contaré qué tal ;-)

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin