viernes, 6 de febrero de 2009

"Soy el páncreas de Jack"

Estimadas amigas,

Espero que este post os resulte productivo, pues voy a relatar mi experiencia en la consulta homeopática Insaodyt (Madrid). En primer lugar enviar un afectuoso corte de mangas a mis médicos alopáticos, públicos y privados, a los que he peregrinado durante los últimos diez años. Un enorme y suntuoso dedo central enhiesto y orgulloso a modo de saludo para todos ellos, a excepción de Alejandro, médico de familia, el único que quizá por juventud aún no está lo suficientemente quemado y muestra entusiasmo, estudio e interés por las dolencias de sus pacientes.

La medicina alopática va poniendo parches. La homeopática es un TODO, un equilibrio. Zen. Llegué convencida de que me habían detectado algo hormonal -me hicieron análisis de sangre periférica días antes- pero no. De hormonas bien, gracias. Pero sí con una tendencia a desarrollar quistes benignos de ovarios o mamas que tengo que revisar con periodicidad -la última ecografía, antes de tomar ACO, estaba perfectamente-, y seguir con el aceite de onagra a modo preventivo.
El doctor me ha señalado el páncreas como órgano del aparato digestivo que está descompensado. Páncreas e insulina van de la mano, claro, como ya he escrito antes por aquí. Un problema con la insulina dispara la testosterona: "la hiperinsulinemia eleva las concentraciones séricas de la libertad de factor de crecimiento tipo insulina-1 (IGF-1) y los andrógenos". Si hay una hipersensibilidad -genética- hacia éstos que se manifiesta en exceso de vello o alopecia, pues la hemos liado parda, hablando en plata.

La analítica es tan exhaustiva que da la sensación de estar frente a un tribunal que lo sabe casi todo sobre tu vida, inclusive pequeñas dolencias "insignificantes" que nunca has creído relacionar con este problema. Por ejemplo que se me hincharan los pies, que me salgan cardenales con facilidad, gánglios, dolor tensional en el estómago, pérdida repentina de visión -necesité gafas en COU, coincidente con los primeros clareos en la cabeza-, e incluso contracturas en la espalda. Todo eso ha salido reflejado como en una bola de cristal. Ha sido una visita cuasi mesiánica. Ahora espero que el tratamiento haga efecto y dentro de dos meses poder quitarme un gran peso de encima.
Paso informaros sobre qué me ha recetado, aunque de poco os va a servir pues está personalizado y adaptado a mis necesidades particulares:

- Sobres para el intestino Symbiotics (no metabolizo bien y por eso aunque cuide mucho mi alimentación, no me nutro lo suficiente).

- Complemento vitamínico NADH.

- Sedatif (ansiedad)

Y otros dos productos específicos para la alopecia que he de encargar en Oligofarm. Piltac y Preparado Multimineral 120.

-Seguir con el aceite de onagra.

Todo esto -con diferentes posologías- he de tomarlo durante dos meses y volver a consulta a control. Aviso, es caro. En total con análisis y productos el gasto asciende a casi 400 euros. Sé que no está al alcance de cualquier bolsillo, pero si funciona, y yo voy a postear semana a semana cómo me encuentro, creo que me va a merecer la pena. Si efectivamente este señor ha dado con la raíz del problema -páncreas- una vez solucionado sería coser y cantar.

Primero tengo que equilibrar mi cuerpo y cuidar la alimentación -nada de dulces, muy poco pan, muy pocas patatas-. A medio-largo plazo mi pelo mejorará, pues la alopecia es un síntoma de que algo marcha mal. En mi caso parece ser que se trata del páncreas, en otras chicas puede ser la glándula tiroides o incluso los ovarios.

Aún así mi homeópata ha sido realista. Efectivamente las mujeres también podemos heredar la calvicie de parientes hombres, aunque se muestra optimista y cree que recuperaré algo, pero tengo que cuidarme mucho y tener paciencia. Paciencia me sobra, además voy a simultanearlo con minoxidil, y la verdad es que después de tanto tiempo con dos aplicaciones, me veo mucho mejor -estoy prescindiendo del Nanogen, aunque mi pelo sigue siendo lacio y escasito-.

Considero que soy una persona afortunada por haber llegado al fondo del asunto. Ya es el último cartucho que me queda por quemar. Los alopáticos no me detectaban nada anormal, todo era idiopático, psicosomático, por estrés o por hipersensibilidad. Ninguno se fijó lo suficiente, ninguno se interesó -ni públicos ni privados- por mi problema. Sólo parches. Puedo decir que he salido de la consulta muy contenta, con muchas dudas resueltas y ahora me siento bien. Creo ver la lucecita al final del túnel.

Mi consejo, amigas, es el siguiente:

Id a médicos tradicionales -dermatólogo, endocrino y ginecólogo- y haceros TODAS las pruebas: analítica completa, ecografía, glucosa... y si no detectan nada, podéis seguir el tratamiento estándar: acetato de ciproterona más minoxidil, o probar con homeopatía a ver qué tal...

Si queréis datos concretos de la dirección de la consulta, doctor etc.. enviadme mensajes privados en este foro, mi nombre de usuario es Verbatim.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola wapa, soy laury del foro, espero q te vaya muy bien tu nuevo tratamiento homeopático, ya nos irás contando. A mí es un tema q me interesa mucho también, ojala funcione!
besos

Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin