jueves, 25 de diciembre de 2008

Famosas calvas: Mal de muchas... consuelo de...

Quizá mi hipersensibilización a los andrógenos me ha masculinizado más de la cuenta, pues la única revista que cae en mis manos -al margen del dominical que trae el periódico, con sus reportajes y sus columnas literarias- es "El Jueves". No obstante, y muy a mi pesar, existe un amplio abanico de revistas "femeninas" volcadas en la crónica rosa, la "moda" y en esos patéticos consultorios ginecológicos: "Mi hermana está embarazada, ¿podrá contagiarme si uso su esponja?", pregunta una "Sagitario" de 17 años que vive en Palencia. Mi respuesta sería memorable: "No, y espero que la selección natural funcione y no puedas transmitir la estupidez a generaciones venideras".
¿Véis? No duraría nada en esas revistas para adolescentes y no tan adolescentes. Pero siguen ahí, en el mercado. Nacen, crecen, mueren, mutan... Presentan "Cuore", que acaba siendo "Ok!", porque lanzó una OPA hostil a "You" y se quedó también con las acciones de "InTouch" y de "Ragazza"; todas ellas a imagen y semejanza de la "nave nodriza" que lleva ya años vendiéndose en los kioskos de los Estados Juntitos de América.

Después están las "reinonas" que capean el temporal de la crisis de publicidad, como "Glamour", que ha reducido sus páginas a la mitad, y también la mítica "Cosmo". Por otra parte, y no menos importante: "Sorpresa" y otras pseudo publicaciones entregadas a un culto idolátrico a "El Duque" (¿seré la única que no ha visto ni un capítulo de "Sin tetas no hay paraíso"?

Pero bueno, a lo que iba. Un panfleto yanki de esos, que se hace llamar "Star Magazine", ha publicado un reportaje con fotos sobre las famosas calvas: "Los estilistas de Hollywood lo cuentan todo", "Hablando de chicas calvas", versa un titular cursivo a tres columnas. Y estas "jóvenas" alopécicas en cuestión son nada más y nada menos que Lindsay Lohan, la bella y elegante Kate Beckingsale -por la que tengo gran simpatía después de Van Helsing y Underworld- y Nicole Richie, que debe de ser amiga o familiar de Paris Hilton, o algo así.

Por lo que se puede apreciar en las fotografías, y a tenor de los comentarios del blog que recoge la información, más que un artículo sobre alopecia femenina, trata de extensiones y de la pérdida de cabello que se produce por tracción, además de las pelucas y postizos de pelo natural que utiliza Jennifer Lopez. Han descubierto América, desde luego. Cosa que bien reconoce nuestra amiga de "Woman Hair Loss Project", y se lamenta de haber gastado dinero en comprar esa revista.

Con esto quiero decir que, en la mayoría de los casos, se frivoliza sobre un tema que es motivo de burla y escarnio público. Igual que han hecho con la cantante -muy buena, por cierto- Soraya en el defenestrado "Aquí hay tomate". Sin embargo con otra "enfermedad" endocrina y estética, como es la obesidad mórbida, existe un tratamiento mucho más respetuoso en los medios, e incluso la Seguridad Social cubre cirugías de reducción de estómago en aras de mejorar la calidad de vida y la autoestima del paciente, muy deprimido por la ansiedad que le genera su estado y le empuja a comer de manera exagerada y desordenada.
Los hombres con ginecomastia -desarrollo de los pechos como si fueran mujeres- también pueden someterse a reducciones mamarias en hospitales públicos.

Pero las mujeres con alopecia androgenética, difusa, areata, o cualquiera de sus variantes, nos encontramos absolutamente desamparadas ante el sistema de sanidad español, que flaco favor nos hace permitiendo que productos "milagrosos" y "clínicas estafa" campen a sus anchas. Si un colegio de dermatólogos tomara cartas en el asunto, aunque solo fuera por los pingües beneficios que les reportaría -a las consultas privadas- el hecho de quitarse de en medio a esa "competencia desleal que promete la recuperación del cabello", yo quizá volvería a confiar en la medicina como entidad paternalista que vela por los intereses del enfermo. ¿Os imagináis que la Seguridad Social cubriera el minoxidil, el finasteride, el inneov o el transplante capilar? ¡Me lo pido a los Reyes!

En cualquier caso, FELIZ NAVIDAD.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Todo lo que quiso saber sobre las hormonas pero nunca se atrevió a preguntar

Una forera  ha tenido a bien contestar las dudas sobre las hormonas y la alopecia femenina. Muchas gracias por dejar que lo comparta en el blog. Aquí tenéis el link de todo el hilo.
Hola, yo soy médico aunque no dermatóloga e intentaré explicártelo más o menos. Por un lado está la testosterona total, por otra la libre (la que no va unida a proteínas en el plasma, que es la que actúa) y luego hay una enzima llamada alfa 5 reductasa que transforma la testosterona en dihidrotestosterona -DHT- en el lugar de acción: cuero cabelludo, próstata, órganos sexuales masculinos y lugares del cerebro relacionados con la actividad sexual. A lo que vamos, en el AGA lo que ocurre es que los folículos de la zona central son más sensibles a la acción de la DHT, pero todo, la testosterona total, la libre y la DHT están en concentraciones normales. Es un problema de sensibilidad a la hormona, no de exceso de hormona, y la sensibilidad a la hormona que yo sepa de momento no se puede medir. La forma indirecta de saberlo es ver el casco de la cabeza: si hay pelillos hipotróficos, finitos y claros, quiere decir que la DHT está cerrándote esos pobres folículos. ¿Por qué? La DHT es ese lugar de la cabeza estimula la secrección de sebo para el pelo y a su vez ese sebo multiplica la acción de la alfa 5 reductasa que fabrica más DHT y se potencia, lo que acaba siendo demasiado para el folículo del pelo y muriendo. ¿Que chicas con las hormonas mal también tienen AGA? las chicas con ovarios poliquísticos, que esos sí fabrican testosterona de más. Estas chicas tienen otros síntomas de hiperandrogenismo, como por ejemplo hirsutismo. El síndrome de ovario poliquístico es un síndrome pluriendocrino, con el AGA como síntoma más. Estas chicas beden tomar anticonceptivos con antiandrógeno (DIANE) y si no mejoran más antiandrógenos (acetato de ciproterona, flutamida y demás) para reducir sus niveles de testosterona en gereral. El derma te ve, ¿que no tienes síntomas de ovarios poliquísticos (hirsutismo, obesidad, problemas menstruales)? es AGA a secas y los análisis hormonales van a ser normales, por lo que dedice ahorrarte el pinchazo. Te manda minoxidil (recuerda que no eres barbuda de antes, pero ya te volverás). ¿Qué tienes todos esos otros sítomas? entonces te los hace y tu destino es el Diane (que a todos tus complejos anteriores añade dos melones como los de Yola Berrocal). Y luego está el finasteride, que es lo más fino del mercado. Sólo inhibe la alfa 5 reductasa, da poquitos efectos secundarios, te crece el pelo de la cabeza y te disminuye el vello corporal. Aquí los efectos secundarios no son estéticos son reproductivos: produce impotencia en bastantes hombre (ya no soy calvo, he ligado, pero no puedo consumar) y tiene riesgo de malformaciones fetales: hermafroditismo (tengo un melenón increíble pero no puedo ser madre tomado la cosa esta. Soluciones hay, pero ya lo dice el refrán: en medicina lo que cura escuece.
Nada que añadir por mi parte. Sublime.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Cuatro semanas después de Henna Quinquina

Ya he completado el mes de tratamiento con Henna fortificante Quinquina. Hay qué ver, si parece que fue ayer cuando descubrí la cajita exótica en el herbolario... cómo pasa el tiempo!
Pues no puedo hablar mal del producto, pero tampoco puedo decir que me ha salido pelo. A destacar el brillo, la suavidad y el volúmen. El volúmen sí es algo digno de mención, sobre todo en la raíz. Claro que se pierde en cuanto vuelves a lavarte el pelo. Este producto lo recomiendo si tenéis una fiesta, el cotillón de nochevieja, un bodorrio... y dispongáis de cuatro horas para dejar que haga efecto. Os aseguro que no utilizo secador después de enjuagarme el barro y parece que tengo más pelo cuando se seca, como si me lo hubiera secado cabeza abajo.

Otra cosa que me ha sorprendido es que me ha reparado las puntas abiertas y mejora el aspecto del pelo en general, menos crespado, más domable, más facil de peinar... y es relativamente barato.

Inconvenientes: engorroso.

En cualquier caso, en la cajita pone que para notar sus efectos fortificantes y anticaída hay que usarlo cuatro semanas seguidas y yo lo he cumplido religiosamente, así que ahora a esperar sentada a que haga el efecto prometido -jajajajaja, milagritos a Lourdes-.

Pero sí, lo recomiendo, mal no va a hacer, y por el volúmen merece la pena, aunque se dé en días puntuales. Tengo que esperar otra semana más para ponerme el color castaño claro -con zumo de limón- que quiero cambiar de look para las fiestas "de invierno" -navidad aconfesional, como la Constitución-.

martes, 16 de diciembre de 2008

Me cambio al "gas" NATURAL

He estado haciendo cuentas, después de la brutal sodomía del fontanero, del electricista y del cerrajero. En total he gastado casi 500 euros en arreglillos caseros de primera necesidad: instalar un nuevo WC, hacer un apaño en la instalación eléctrica del dormitorio -se estropeó por una gotera- y cambiar dos cerraduras. Ahora se me echan encima los papá noeles y los reyes, así que he estado recortando gastos y además he pujado por algunas cosas en ebay.
De la lista de gastos fijos que tengo todos los meses, al margen de alquiler, facturas y comida, tengo fijos 35 ó 55 euros -dependiendo del mes que toca comprar minoxidil-:

Diane35: 5 euros.
Suplemento vitamínico rico en hierro y ácido fólico Femivit Fólico: 16 euros.
Suplemento especial para el pelo Optima o InCapyl, según cómo me dé: 8 euros.
Aceite de ongra Valens: 4.5 euros.
Minoxidil Viñas 5%: 21 euros (cada dos meses y medio)
Varios (champú, henna, mascarillas de herbolario): 10 euros al mes.
TOTAL: Unos 50 euros de media al mes, sólo para el pelo.
Claro que he decidido apuntarme a clases de danza del vientre -que ofertan en mi gimnasio-.

Por otra parte ya he recortado presupuesto de ocio -copas-, de comer fuera -ahora me llevo táper al curro, y se nota mucho- y también he estado dos meses sin comprarme nada de ropa porque voy a esperar a hacerlo sólo en rebajas. Estamos en crisis y no tengo contrato fijo en la empresa, así que puedo imaginarme lo peor.

Y como yo soy más bien del rollo naturópata-cumbayá, he decidido recortar gastos de la química que me meto en el cuerpo serrano, y también estoy en proceso de tomar una decisión: dejar diane, a ver qué pasa. En febrero hará un año que las tomo, y aparte de que apenas tengo caída -incluso menos de lo "normal", a excepción de las estacionales- lo único capaz de despertar algo de vida en mi cuero cabelludo es minoxidil.
Mi miedo es a empeorar brutalmente cuando deje la píldora, por el "efecto rebote" que ni el dermatólogo ni la ginecóloga se tomaron la molestia de "avisar". En fin. Por otra parte sé de chicas que no experimentaron ningún empeoramiento, porque antes de ponerse en tratamiento con acetato de ciproterona tampoco tenían el ciclo alterado, así que al dejarlo todo volvió a la normalidad, a excepción de más grasa en el cuero cabelludo y volver a tener los típicos granitos premenstruales -que a mí hasta con diane me siguen saliendo un par de ellos al mes-,
En febrero dios dirá. Si me acojono siempre podré volver a tomarlas...

Bueno, a lo que iba. Estuve echando cuentas y también investigando por internet, así que he decidido sustituir las vitaminas de farmacia y los nutricosméticos capilares -inneov, incapyl, vigorix, complidermol, optima etc...- por Levadura de Cerveza -rica en hierro, zinc, aminoácidos y ácido fólico, y regula la glucosa- junto con alga espirulina -b12, proteína vegetal, vitamina A-.
Encargué un frasco de 800 tabletas de levadura de cerveza (6 al día) en http://www.natureway.com/, y 250 tabletas de espirulina (3 al día) en la misma página web, por sólo 17 euros más 2,40 euros de gastos de envío. Han tardado exactamente 24 horas en entregármelo en mano -dejé la dirección del currele-. Además el otro día bajé al herbolario y me hice con un frasco de Solaray Zinc 50mg, 100 tabletas (1 al día) por 9.90 euros.
Total: con 14,2 euros al mes tengo cubiertas todas las necesidades nutricionales que refuerzan piel, uñas y cabello -incluyendo también el aceite de onagra que actúa regulando las hormonas-. Me ahorro la mitad y estoy igual de cubierta o incluso mejor, porque he prescindido de pastillas químicas.
Si os animáis, aquí tenéis más información: http://www.natureway.com/.

sábado, 13 de diciembre de 2008

MG: Mariano García, Svenson a la española

(Post actualizado en 2012)

Mi madre estaba convencidísima de que mi alopecia se debía a los tintes y al secador. Sobre todo por las mechas rubias que hacían con decolorante (últimos coletazos de los años 90). Yo me resignaba a ver que perdía más y más densidad, hasta que a los 18 años se me veía el cartón.

Mucho tiempo después me dijeron que lo mío era un SOP por dominancia estrogénica, más tarde podría tratarse de resistencia a la insulina, y ahora, tengo unas marcas en las uñas desde tiempos inmemoriales que podrían considerarse psoriasis y, por lo tanto, explicar mi problema con el pelo. Así que, he tenido que dejar de echar la culpa a la peluquera del Spejo`s (se llamaba Jaqueline Patricia y vivía en mi barrio), el único salón de belleza que podía permitirme con la paga semanal (dos mil pelas).

Casi a la vez una amiga de mi madre padecía alopecia areata y se la "trataban" en MG, con láser. Lo que la buena mujer no sabía es que el pelo creció por sí solo: después de ir al dentista (se hizo una endodoncia porque tenía un buen flemón que le produjo las calvas). Sin embargo otorgó el milagrito a esta "clínica" capilar en lugar de agradecérselo a su odontólogo.

Día de autos. Enero de 2003. C/ Conde Peñalver (Madrid). En la sala de espera había fotos de famosos, como Carlos Larrañaga, que se supone habían seguido un tratamiento ahí. Voy acompañada de mis padres y una comercial con bata blanca y tropecientos diplomas en la pared (yo era joven e impresionable) me pregunta cuál es el motivo de la visita. No sé qué decir, porque no noto que se me caiga el pelo, simplemente lo tenía lacio, ralo, difuso, fino, sin brillo, con las puntas abiertas de par en par... un asquito. Me pregunta por mis hábitos de vida, nutrición, si tomo drogas, otras enfermedades, anemia... Los análisis de bioquímica que había encargado mi médico de cabecera, casi perdonándome la vida por perturbarle con semejante soplapollez, estaban perefectos.
Teatrillo; me revisa la cabeza con una lupa-fluorescente (es de agradecer, muchos médicos especialistas en dermatología ni se levantan del escritorio). Es agradable. Arranca dos pelos con unas pinzas de depilar de la coronilla -recuerdo perfectamente el tirón ahí- y los amplía con una especie de microscopio-televisor.

Su sonrisa profidén se desdibuja en una cara de pánico al mirar la raíz, y medita unos segundos haciéndose la interesante: -Uy, qué mal está el folículo...

Apunta no sé qué en la ficha, y me dice en un tono catastrofista:

- "No te voy a engañar. Si no te pones en tratamiento antes de que cumplas 21 habrás perdido más de la mitad de lo que te queda. El folículo está muy mal, muy deteriorado, y he visto que tienes un poco de caspa y grasa. Tenemos un método revolucionario de oferta, que incluye terapia de láser, vitaminas y masaje, además aconsejamos tónicos, mascarilla y champú para revitalizar y limpiar el cuero cabelludo".

 Además recogió más pelos en una bolsita zip de pruebas forenses -como las de CSI- que van a llevar a analizar en su laboratorio. Nunca vi los resultados. Tampoco me acordé de reclamarlos. Por supuesto no me los dieron.

Miré a mi madre con cara de pánico y dije: -bueno, quizá podría hablar con un dermatólogo a ver qué le parece....

La comercial me disuadió: - Aquí hay un dermatólogo que pasa consulta los jueves, pero te aseguro que te va a decir lo mismo que te he dicho yo, he visto a muchas chicas como tú.

Después me contó historias con desenlaces maravillosos.

Miré otra vez a mi madre que con cara de circunstancias me susurró: -Qué le vamos a hacer, hija, habrá que pagar lo que haga falta para que te ayuden, tú dices que te falta pelo pues que te den el láser...
Diagnóstico: ALOPECIA SEBORRÉICA (lo que le dicen a todo el mundo).
Total: 900 euros era la oferta de 6 meses de tratamiento -un día a la semana-. Aparte tenía que comprar un champú neutro, un champú anti grasa, una mascarilla anticaspa y un tónico (13 euros cada frasco). Sospecho que el tónico podría llevar minoxidil o al menos algo disuelto en alcohol porque escocía.


Tratamiento: la verdad que era agradable. Me lo hacía una chica joven, muy simpática, con un melenón rubio platino que ya me gustaría a mí... tampoco me explicaron qué formación tenía. Enfermera o dermatóloga seguro que no. Cada vez que llegaba a consulta, la comercial me revisaba en la lupa -siempre me decía que veía pelos nuevos regenerando- y después me pasaban a la "peluquería".

Primero usaban un aparatito cargado con electricidad estática con el que me crespaban las raíces. Hacía cosquillitas, era realmente agradable. Después el láser: un coñazo. Dividían la cabeza en rayas y cada pocos centímetros pulsaba el lapicero. Supuestamente los disparos con su haz de luz abren los poros y así penetra mejor la "vitamina". Todo mentira, vaya. Me ponía una ampolla de "algo" -frasco blanco de plástico con el logotipo de la empresa, nada más- y cinco minutos escasos de masaje que era lo mejor del día.

Antes de empezar las sesiones de laser me corté muchísimo el pelo, y lo notaba más voluminoso, eso quizá me influyó en cierta medida a verlo mejor. Además dejé de teñirme -su consejo más sensato- y se saneó bastante. Los primeros tres meses pasaron sin pena ni gloria, y al cuarto me encasquetaron otro tratamiento "adicional", unas ampollas (90 euros 15 unidades) para usar un día sí, otro no. Escocían bastante. Sospecho que quizá contenían un porcentaje de minoxidil, porque entonces sí empecé a percibir pelusilla muy fina emergiendo. Lástima no haber conservado ninguna caja. Tenía los ingredientes en el dorso, pero por ignorancia tampoco podría haberlo identificado como principio activo. O quizá todo era placebo, qué sé yo. Además, mi madre se enfadaba cuando me olvidaba de la ampolla, como si tuviera una fe ciega y absoluta en eso. Había invertido bastante dinero y ni ella ni yo veíamos resultados.

Tenían razón en MG con que me estaba saliendo pelusilla, así que en junio, cuando se acabó el curso académico y me marchaba de vacaciones, decidí dejarlo todo, a pesar de sus intentos infructuosos por venderme otro ciclo de láser. Les dije que mis padres no podían permitírselo, y debí de fingir bien la cara de pena porque coló y dejaron de presionarme. Este segundo tratamiento sólo me iba a costar 750 euros. Menos da una piedra, pensé. Evidentemente volví a equivocarme: todo lo que me había salido nuevo, meses más tarde se había caído. La teoría del minoxidil cobraba fuerza. En Svenson también lo administran, al 3%. Te sale más caro que el caviar.

Resultados: ninguno. Pero el pelo me olía muy bien.

Conclusión: paripé de seis meses, te disuaden de ver a un dermatólogo externo a ellos, te prometen el oro y el moro. Mis padres pagaron más de 1.000 euros entre productos y láser, aunque he de romper una lanza a su favor y es que no me atosigaron demasiado con otros tratamientos más caros y sofisticados. Dije "no" y no hubo más chantaje emocional que el de captación.

Una vez resuelto el misterio de la alopecia areata y la endodoncia, y por qué a la amiga de mi madre le funcionó de manera extraordinaria y a mí no, nos quedamos con una cara de tontos...
Aquí tenéis más opiniones.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Adenogen y Aminexil: ¿truco o trato?

Me resulta cuando menos curioso que dos empresas dedicadas a la industria cosmética: maquillaje, perfume, productos de fijación de peinado, champú... hayan sido ungidas por la Madre Ciencia para encontrar un revolucionario remedio a la calvicie. Adenogen de Shiseido y Aminexil, de L'Oreal.

Una buena estrategia de márketing es esencial en estos casos -lo digo por experiencia en el sector- y diferenciar al público objetivo o target. En cristiano: los pardillos que estamos dispuestos a gastar lo que sea por desesperación. No creáis que soy una fanfarrona por escribir en estos términos, ya que me dejé más de 1.000 euros en MG, allá por 2003. Les dedicaré pronto un post sin escatimar detalles.

De esta manera, aunque el 99% de sus productos se pueda adquirir en centros comerciales, supermercados o droguerías, separan una partida exclusiva de venta en farmacias. ¿Por qué? Porque tenemos idealizado al boticario como el guardián de las llaves de la salud: medicamentos. Pero ni Adenogen ni Aminexil lo son. Siguen en el terreno jurídico de los cosméticos, así el consumidor lo tendrá difícil para reclamar resultados. Recuerdo a un profesor de Creatividad sudando al recordar el tremendo esfuerzo durante una campaña publicitarias de potitos para vender en grandes superficies: -"¡Los potitos son comida!"-, gritaba desde la palestra haciendo aspavientos con los brazos, "¡¿Dónde se compra la comida?!" -"En el supermercaaaaaado"-, contestábamos todos a coro cual borreguillos.

Pues siguiendo la línea lógica, los cosméticos son cosméticos, pero si queremos atribuirles propiedades medicinales basta con distribuirlos en otro escenario de venta: farmacias y parafarmcias. También puede encontrarse en algunas peluquerías o salones de belleza.

Una vez explicado eso, pasamos a la parte técnica:

Fuente: Recuperar el pelo.

ADENOGEN: se comercializa desde 2005 y su principio activo es la adenosina. Shiseido afirma que la caída del pelo se debe al debilitamiento del folículo piloso por descenso del nivel de factor de crecimeinto fibroblasto. Tal y como apunta la web, los resultados son pobres y moderados. Por su parte, los de Shiseido aseguran un 94,1% de eficiacia visible entre 102 hombres de 30 a 50 años con problemas de alopecia, aplicando el producto dos veces al día durante seis meses:
Sinceramente, si esta es la carta de presentación de los de Shiseido (recordemos SEIS meses de tratamiento), yo me lo pensaría dos veces antes de gastar casi 70 euros cada mes en el frasco. Además, hay que hacer un inciso importante: el 28% de las personas con alopecia se recuperar solas, por lo que de esos 102, 29 podrían haber tenido buenos resultados sin necesidad de Adenogen.
 


AMINEXIL


Pertenece a la casa L'Oreal. Sí, los de Elvive y la impresionante melena dorada de Claudia Schiffer: la envidia me corroe. Sólo por eso ya debería boikotear sus productos pero aún tengo que romper una lanza a su favor: Inneov. Este nutricosmético completo con vitaminas y minerales sí mejora el aspecto del cabello, desde el interior. El problema es el precio (25E), pues por menos dinero tenemos otros suplementos similares: Vigorix, InCapyl, Optima...

El ensayo doble ciego resultó un 8% más de crecimiento y un 6% más de densidad en una muestra de 350 voluntarios (no olvidemos que el 28% de las alopecias se recuperan solas). Permitidme que diga que la inferencia es desdeñable (8 y 6), y el tratamiento de 42 ampollas -media cada día- más champú supera los 150 euros. A Dios gracias que la casa garantiza resultados duraderos y permanentes "sólo con usarlo dos veces al año". Menos mal que esos 300 euros "no caen en saco roto"...
Este enlace llevan a una página de consumidores. Tres de cinco opiniones son favorables a Aminexil: http://www.ciao.es/Opiniones/Kerastase_tratamiento_anticaida_con_aminexil__404909
Aquí tenéis una fotografía de un chico que ha utilizado las 42 ampollas y masaje capilar de 30 a 60 minutos cada día (¡qué gustico!):
Y por último, la joya de la corona: MINOXIDIL. Estas son mis fotografías:
La de la izquierda es de agosto de 2008. Con luz natural y sin flash. Véis que la raya es ancha. La de la derecha es de este mes, con luz natural y sin flash. Aunque la raya es quizá igual de ancha, podéis notar que un entramado de pelillos la están recubriendo, que la piel no queda blanca y brillante como la de agosto. Desde agosto hasta octubre usé minoxidil 5% 1.5 ml al día, y desde octubre procuro ser disciplinada con 1ml cada 12 horas de minoxidil (viñas) al 5%, aunque hay días que sólo hago una aplicación de 1.5 ml. Mi recuperación es más lenta que la primera vez pero de momento estoy contenta con los resultados. Espero que en tres meses pueda prescindir del Nanogen.
Precio: fórmula magistral de farmacia, unos 15 euros 250 ml. Marcas de laboratorio como Viñas, 20 euros 120 ml. Y creedme, se nota en el bolsillo y en la cabeza. ¿Cuál es mi aval? El vademécum médico. Al hacer una búsqueda por alopecia femenina, estos son los MEDICAMENTOS, no cosméticos, que reconoce:

ACETATO DE CIPROTERONA ETINILESTRADIOL DAVUR EFG Comp. recub. con película 2 mg/0,035 mg ACETATO DE CIPROTERONA/ETINILESTRADIOL SANDOZ EFG Comp. recub. 2 mg/0,035 mg ALOPEXY Sol. cutánea 2% ALOXIDIL Sol. cutánea 5 g/100 ml ANDROCUR Comp. 50 mg CAREXIDIL Sol. 2% DIACARE Comp. recub. 0,035/2 mg DIANE 35 DIARIO Comp. recub. 0,035/2 mg DINAXCINCO Sol. cutánea 50 mg/1 ml DINAXIL Sol. tópica 2% ETINILESTRADIOL + CIPROTERONA GINESERVICE EFG Comp. recub. 0,035/2 mg GYNEPLEN Comp. recub. 0,035 mg/2,0 mg LACOVIN Sol. cutánea 5% LACOVIN Sol. tópica 2% MINOXIDIL VIÑAS Sol. cutánea 5% REGAXIDIL Sol. cutánea 5%

lunes, 8 de diciembre de 2008

El Reishi de Sánchez Dragó

Leyendo el blog del gran Dragó me he enterado de que ha montado una pequeña empresa con su esposa Naoko, para comercializar extractos de setas orientales en un cócktail que él llama "Elixir de la eterna juventud". Y razón no le falta. Hay evidencias científicas que avalan el buen hacer de estos hongos, sobre todo en pacientes oncológicos. Los médicos homeópatas lo recomiendan encarecidamente,

Aquí tenéis el blog de Dragó, y de ese post voy a destacar una parte: grageas de Lucierna Lucini, seta con forma de gusano para la caída del cabello. He buscado en Google pero sólo he encontrado el link al blog del escritor. Una lástima pues Dragó tiene una buena mata de cabello autóctono. De todas maneras, también cantan las alabanzas del Reishi, un producto que no conocía, y me ha resultado muy interesante. Sin embargo, al tener un efecto medicinal bastante notable, yo diría que, al igual que pasa con el alga fucus, podría tener efectos secundarios y estar contraindicado para según qué personas. Pero sí hay algo muy importante a destacar para las mujeres que tomamos Diane 35 o cualquier otro tipo de anticonceptivo oral: este hongo actúa en el sistema circulatorio impidiendo la formación de trombos, y fortalece el sistema inmunológico.

Además favorece la eliminación de lípidos reduciendo el nivel de colesterol en sangre, de esta manera el "hígado" -forzado también por Diane 35- tiene más margen de maniobra. Es antitumoral, regula la insulina (recordad el artículo sobre insulina y testosterona) y mejora el funcionamiento de las glándulas suprarrenales -responsables también de alopecia- equilibrando sus hormonas.

Yo lo voy a probar. En http://www.hifasdaterra.com/ cuesta 20 euros el tratamiento para un mes -una cápsula cada día en ayunas- y como el tiempo mínimo de toma es de dos meses, hacen descuento de 10 céntimos de euro (39.90). Así no salimos de pobres, desde luego. Con gastos de envío, hace un total de 46,48 €, y se entrega en 24 horas. Voy a intentar buscarlo en Madrid de otra marca, a ver si es más barato, y os cuento. He tenido muchos gastos en casa -fontanería, carpintería, electricista- y con las navidades encima, no voy a poder hacer demasiados excesos...






viernes, 5 de diciembre de 2008

Cómo teñirse con henna natural (vídeo tutorial)

He encontrado un vídeo en Youtube que explica el proceso y además da buenos consejos sobre la utilización de esta planta .

Traduzco lo más importante:

- La chica añade el zumo de medio limón porque la henna en polvo que utiliza es la natural, color rojizo, y así consigue aclarar un tono. Para oscurecer el pelo habría que añadir café o té, en la misma proporción.

- Ahora mismo en herbolarios hay un gran abanico de colores, desde el negro pasando por tres o cuatro tonalidades de castaño rojizo, rubio ceniza... así que en ese caso no haría falta añadir limón ni café.

- La textura que tiene que adquirir el polvo mezclado con agua es la de la pasta de dientes.

- El vídeo aconseja añadir a la mezcla una cucharadita de aceite esencial. Creo que el aceite de jojoba sería muy buena idea. Lo probaré.

- No especifica el tiempo que hay que llevar la cataplasma. Yo lo llevo durante tres o cuatro horas, y es importante aplicar de tanto en cuanto calor con el secador, o bien ponerse un rato al sol. Cubrir la cabeza con el gorro de plástico.

- Una vez que pasa el tiempo de exposición, aclarar y enjuagar con abundante agua. Esperar 24 horas antes de lavarlo con champú, para que se fije bien el color (no lo sabía, lo haré así la próxima vez).

- El resultado es muy natural, nada que ver con el tinte químico de peluquería. Dura 4 semanas.

- No usar en caso de permanente.




Más información y fotos: http://www.hennahut.com/


Nota importante: esta henna es para teñir, NO es la henna quinquina fortalecedora. Sin embargo, al ser un producto natural, es saludable para el pelo y no lo castiga, al mismo tiempo que le da brillo y color.

Henna Quinquina: Segunda semana de tratamiento

Estimadas amigas:

He vuelto a usar henna fortificante Quinquina de la marca Radhe Shyam, por si suena la flauta y fortalece las raíces de mi pelo. En principio el resultado, una semana más, es bueno. Queda muy brillante y sedoso, con leves reflejos rojizos -creo que me ha oscurecido un tono-, menos rebelde y crespado.
Sobre si actúa contra la caída no puedo contestar, ya que la alopecia androgenética se caracteriza por la no regeneración y la miniaturización del folículo, no por la pérdida exagerada de pelo (efluvio, areata...).
Sí es una buena mascarilla natural y reparadora para las puntas abiertas, y además da bastante volúmen. Después de enjuagarme la henna en la ducha no usé secador, y a pesar de dejarlo secar al aire, el pelo tenía más cuerpo y volúmen.
Aún quedan otras dos aplicaciones -dos semanas más- para valorar sus efectos. En principio estoy contenta, no espero ningún milagro, pero una cosa sí os digo: hay que tener paciencia y llevar el cataplasma de dos a cuatro horas.
Aquí tenéis la opinión de otra chica que lo ha estado usando.

Si no encontráis este producto en los herbolarios de vuestro barrio o ciudad, podéis comprarlo a través de estass páginas web -lo malo, los gastos de envío-.
- El árbol de la vida (precio 3.95 euros. Henna en pasta, para aplicar directamente sin mezclar).
- Hipernatural (3.58 euros).

Precio del producto -en polvo- aproximado en tienda: Entre 2,5 y 3 euros.


Compártelo:

|

También te interesaría leer...

Blog Widget by LinkWithin